1984

Enero - Durante la grabación de un anuncio de televisión, un accidente pirotécnico hace que Michael sufra una gran quemadura de segundo y tercer grado en el cuero cabelludo y es trasladado de urgencias al Centro Médico Brotman en Culver City (California). Mientras se recuperaba, visitó a otros pacientes y después donó al centro una cámara hiperbárica, lo que facilitaría el tratamiento de quemados. Además, Pepsi le dió un millón y medio de dólares como indemnización, que donó al centro Brotman para crear el Centro de Quemados Michael Jackson.

 

 

 


 

¿Cómo ocurrió el accidente que tuvo Michael Jackson en el comercial de Pepsi?

Michael Jackson nos cuenta:

“Yo tenía pensado dedicar la mayor parte de 1984 a trabajar en unas ideas para una película, pero mis proyectos se frustraron. En enero, me quemé en el plató de un anuncio de Pepsi que rodaba con mis hermanos. La causa del fuego fue, pura y simplemente, la estupidez. Rodábamos de noche y yo tenía que bajar por una escalera mientras a mi espalda, a cada lado, estallaban cartuchos de magnesio. Parecía muy fácil. Yo bajaba la escalera y, detrás de mí, estallaban los cartuchos. Hicimos varias tomas que estuvieron perfectamente sincronizadas.

El efecto de relámpago de los fogonazos era soberbio. Hasta después no descubrí que los cartuchos estaban a medio metro de mi cabeza, lo cual era una infracción de las reglas de seguridad. Yo estaba a medio metro de una explosión de magnesio. Luego, Bob Giraldi, el director, me dijo: -Michael, bajas demasiado pronto. Queremos verte ahí arriba. Cuando se enciendan las luces, queremos que se vea que estás ahí. Por lo tanto, espera. Y yo esperé, las bombas estallaron a cada lado de mi cabeza y las chispas me prendieron en el pelo. Yo bajé por la rampa bailando y dando vueltas, sin saber que estaba ardiendo. De pronto, mis manos, en un movimiento reflejo, fueron hacia mi cabeza, en un intento de sofocar las llamas. Caí al suelo, tratando de sacudirme las llamas.

Después de la explosión, Jermaine dio media vuelta y me vio en el suelo y pensó que alguien del público había disparado, porque trabajábamos de cara al público. Esto le pareció. Miko Brando, que trabaja para mí, fue el primero que llegó a mi lado. Luego, el caos. La locura. No hay película que pueda captar el dramatismo de lo que pasó aquella noche. La gente chillaba. Alguien gritó: «¡Que traigan hielo!» Había ruido de carreras alocadas, y la gente exclamaba: «¡Oh, no!» Llegó la ambulancia y, antes de que se me llevaran, pude ver a los directivos de Pepsi reunidos en un rincón, aterrorizados.

Recuerdo que, cuando los enfermeros me pusieron en la camilla, los de Pepsi, del susto, no se atrevían ni a preguntar cómo estaba. Mientras, a pesar del terrible dolor, yo me sentía ausente. Contemplaba cómo se desarrollaba el drama. Después me dijeron que eso se debía al shock, pero recuerdo que disfruté del trayecto hasta el hospital, porque nunca pensé que iría en ambulancia tocando la sirena. Era una de las cosas que siempre deseé de chico. Cuando llegábamos me dijeron que a la puerta del hospital había fotógrafos y cámaras del telediario, de modo que pedí mi guante.

Hay una foto mía famosa saludando desde la camilla con el guante. Después, uno de los médicos me dijo que era un milagro que estuviera vivo. Un bombero había comentado que, en la mayoría de casos, se te incendia la ropa y puedes morir o quedar desfigurado. Ni más ni menos. Yo tenía quemaduras de tercer grado en el cuero cabelludo que casi me llegaban hasta el cráneo, por lo que tuve muchos problemas, pero, a pesar de todo, hubo suerte. Ahora sabemos que el incidente generó mucha publicidad para el anuncio. Se vendió más Pepsi que nunca. Y después los de Pepsi me ofrecieron el contrato publicitario más fabuloso del mundo. Era tan fantástico que pasó al Libro Guinness de Récords Mundiales. Pepsi y yo trabajamos juntos en otro anuncio llamado «The Kid» y yo les di problemas al limitar mis planos, porque me parecía que todos los planos que pedían no iban a resultar. Después, el anuncio fue un éxito y me dijeron que yo tenía razón. Todavía recuerdo lo asustados que estaban los de Pepsi la noche del fuego. Pensaban que el hecho de que yo me hubiera quemado daría mal sabor de boca a todos los chicos americanos que bebieran Pepsi. Sabían que yo podía demandarles, y nada me lo impedía, pero me mostré amable. Muy amable. Me dieron un millón y medio de dólares que yo doné acto seguido al Centro de Quemados Michael Jackson. Quería hacer algo porque me sentía muy conmovido por los otros quemados que conocí en el hospital.

 


 

Abril -

9 de Abril - En el verano de Estados Unidos de 1984, David Smithee de 14 años de edad, tenía una enfermedad terminal, fibrosis quística y fue cuando conoció a Jackson en su casa de Encino, California el 9 de Abril

La visita fue parte de un viaje de una semana de California para David posible gracias a una organización sin fines de lucro que cumple los sueños de niños con enfermedades terminales.

Durante la visita por la tarde en el hogar de Jackson, David vio una película con Jackson en su cine en casa, jugó juegos de vídeo y aprendió el moonwalk.

La visita fue coronada cuando Jackson le dio la chaqueta de cuero rojo que llevaba en el video "Beat It" y un guante de perlas que había llevado a los American Music Awards, donde consiguió ocho premios.

David, un estudiante de octavo grado en Nimitz High School, fue directamente al hospital después de llegar a casa, dijo su madre.

Durante su estancia en el hospital, David mostró a los visitantes la chaqueta, los guantes y las imágenes de sí mismo y Jackson. David murió un mes más tarde.

"Michael Jackson nos dio el mes más feliz de nuestras vidas", dijo Wilson, madre del niño. "(David) murió muy feliz."

La visita debe haber hecho un impacto en Jackson, también, ya que más tarde le dedicó el álbum "Victory de los Jackson 5", a David.

 

14 de Abril - Michael provee de 19 camas al centro médico Mount Sinai de NY. Este centro es parte de la fundación TJ Martell para la leucemia e investigación del cáncer. La fundación celebró una cena aquella a la cual Michael asistió.
 



 


Mayo

14 de Mayo - Michael cede los derechos de su canción Beat It para ser usada en una campaña de publicidad a nivel nacional en Estados Unidos para la prevención del consumo de alcohol mientras se conduce. Por su contribución, recibe un premio especial del presidente Ronald Reagan.

 

 

 


 


 


Julio

La organización de la venta de entradas para la gira "Victory" de The Jacksons resulta ser pésima y muchos fans se ven obligados a comprar más entradas de las que necesitan, por lo que la familia Jackson decide ofrecer una rueda de prensa para anunciar un cambio en el servicio de venta. Michael se negaba a participar en una gira tan mal gestionada, pero finalmente accede, con el compromiso de donar todo lo que gane a obras de caridad. Las beneficiadas son el United Negro College Fund (que a partir de ese momento creó el Fondo Escolar Michael Jackson, que cuatro años después había escolarizado a 70 jóvenes en colegios de la UNCF), el Campamento de Ronald McDonalds para niños enfermos terminales, y la Fundación TJ Martell. En la misma rueda de prensa, Michael aprovecha para mostrar su simpatía por una fan que le escribió una carta diciendo que había tenido que hacer trabajos denigrantes para poder permitirse un juego de cuatro entradas, el mínimo establecido por el promotor Don King.

The Jacksons actúan en el Texas Stadium de Dallas después de regalar 1200 entradas (valoradas en 39 mil dólares) a niños minusválidos. En el concierto de Jacksonville (Florida) los hermanos Jackson invitan a ocho niños enfermos terminales y a 700 minusválidos, y Michael se reúne en el camerino con Malanda Cooper, una joven de 14 años que escribió al alcalde de la ciudad pidiéndole esa última voluntad antes de morir.

 



Diciembre

Michael realiza el 13 de diciembre una donación al Brotman Medical Center en Culver City California, que en su honor renombra una sala con su nombre.

 

 


 

EL REY HUMANITARIO

 


Ir a: