..
   

   
.

.










   



 
Fecha: 10 de Febrero de 1993

Michael Jackson habla con Oprah Winfrey

Lugar: Neverland Ranch, California. EEUU

Cadena Televisiva ABC

 

 

 
En febrero de 1993, Michael concedió a Oprah Winfrey la que es considerada como mejor entrevista de su carrera, convirtiéndose en uno de los programas de televisión con mayor audiencia de la historia. Charlando en el salón, dando un paseo por el parque de atracciones y visitando el cine, esto es lo que hablaron desde su rancho Neverland.


Oprah: ¿Estás nervioso?

Michael: ¿Si estoy qué?

Oprah: Si estás nervioso ahora mismo.

Michael: No estoy nervioso para nada, la verdad.

Oprah: ¿En serio?

Michael: No, nunca me pongo nervioso.

Oprah: ¿Ni siquiera en el primer reportajes que concedes en directo a todo el mundo? Pensé que te pondrías nervioso, pero es estupendo, porque si no estás nervioso, yo tampoco lo estoy, solo quería decirle al mundo que cuando nos pusimos de acuerdo para hacer esta entrevista, dijiste que hablarías conmigo de cualquier tema.

Michael: Es cierto.

Oprah: Es verdad. Te estaba mirando ahí detrás mientras mirábamos el video de cuando eras pequeño. ¿Te trajo recuerdos?

Michael: Me ha hecho gracia porque no había visto esas imágenes desde hace mucho tiempo. ¿Me trajo recuerdos? Sí, míos y de mis hermanos, a los que quiero mucho. Fueron momentos maravillosos para mí.

Oprah: Observé que te reías cuando te viste cantar "Baby Baby Baby".

Michael: Sí, creo que James Brown es un genio, cuando estaba con los Famous Flames era increíble. Le veía mucho en la televisión y me enojaba con el cámara porque cuando empezaba a bailar de verdad, hacían planos cortos y no podía verle sus pies yo gritaba "Muéstralo, muéstralo" para poder verlo y aprender.

Oprah: Así que él fue tu inspiración.

Michael: Un fenómeno, un fenómeno.

Oprah: ¿Y quién mas?

Michael: Jackie Wilson, a quien adoro como artista, y por supuesto su música: Motown, los BeeGees que son brillantes, me gusta buena música.

Oprah: Cuando miro esas grabaciones tuyas y Dios sabe que estimo que he visto todas las imágenes que se han grabado de ti y viendo estas cintas, me ha parecido que te sentías más vivo que nunca en el escenario. ¿Eras tan feliz fuera del escenario como lo parecías ser cuando estabas actuando?

Michael: El escenario era mi hogar. Donde más cómodo me sentía era en él, pero cuando culminaba, me sentía como muy triste.

Oprah: ¿En serio?

Michael: Sí.

Oprah: ¿Y triste desde el principio? ¿Desde que empezaste a cantar? ¿Porqué motivo?.

Michael: Me sentía solo y triste, deber que hacerle frente a la fama y todas esas cosas. Había veces que la pasaba muy bien con mis hermanos haciendo guerras de almohadas y cosas pero, acostumbraba a llorar, porque me sentía solo.

Oprah: ¿Y desde qué edad?.

Michael: Desde pequeño, como ocho o nueve años.

Oprah: ¿Desde que empezaste a ser famoso?

Michael: Sí.

Oprah: Así que no fue lo que al resto del mundo nos parecía, me acuerdo que era una pequeña chica negra y me quería casar con Jackie Jackson, tu hermano .A todos nos parecía que era lo más maravilloso del mundo. ¿Quién no hubiera querido llevar una vida así?.

Michael: Era maravilloso, ser famoso supone muchas cosas maravillosas: viajas por el mundo, conoces personas, es buenísimo, pero luego está la otra parte y no digo que me esté quejando, pero hay muchos ensayos y tienes que invertir mucho de tu tiempo. Debes entregarte mucho.

Oprah: El otro día hablé con Suzanne de Passe que trabajó contigo en Motown y fue quien realmente se encargó de ustedes y eligió la ropa para el show de Ed Sullivan. Hablamos de si realmente era necesario mucho tiempo. ¿Era así?

Michael: Sobre todo ahora me vengo a dar cuenta que para mí, mis estudios eran pasar tres horas con una profesora y nada más terminar ir a grabar. Grababa durante horas y horas hasta que llegaba la hora de irse a la cama. Recuerdo que íbamos al estudio y cruzando la calle había un parque con los niños jugando y yo me ponía a llorar, porque tenía que trabajar.

Oprah: Suzane dijo que fue un precio muy alto, quiero saber que tan alto fue el precio de perder tu infancia y tener esa clase de vida?.

Michael: No puedes hacer las cosas que hacen los demás niños, como hacer amigos, fiestas de pijamas, tener compinches. No tuve nada de eso y no tenía amigos cuando crecía. Mis hermanos eran mis amigos.

Oprah: Recuerdo que hablaba sola y jugaba con mis muñecas, creo que todos los niños necesitan un sitio donde escapar, un mundo de niños en su imaginación. ¿podías hacer eso?

Michael: No y por eso pienso que si no lo tuve entonces, ahora puedo compensarlo. Todos se preguntan por qué siempre tengo chicos alrededor. Porque por intermedio de ellos encuentro lo que yo nunca tuve: Disneylandia, parques de atracciones, videojuegos. Me gustan todas esas cosas porque cuando era chico todo era trabajo, trabajar, trabajar, trabajar, de un recital al otro, si no era un concierto era grabar o era una sesión de fotos.

Oprah: Smokey Robinson dijo, además de mucha otra gente que eras como un alma vieja en un cuerpo joven...

Michael: Recuerdo haber escuchado eso de niño, vaya donde vaya decían que era un enano de 45 años. Me acostumbré a escucharlo en todos lados. Es como cuando la gente te pregunta: ¿Cuando crecías y cantabas, sabías lo bueno que eras? Digo que nunca lo pensé, me limitaba a hacerlo y así salía, nunca lo pensé.

Oprah: Así que ahí estabas con todos sus éxitos y llorabas porque no podía ser como los demás niños.

Michael: Me encantaba el espectáculo, y todavía me gusta, pero hay veces que quieres jugar, estar bien y eso hacía que me sintiera triste. Recuerdo una vez que nos preparábamos para ir a América del Sur, todo estaba listo en el coche para salir, yo me escondí llorando porque no quería ir, quería jugar.

Oprah: ¿Tus hermanos estaban celosos de que tuvieras toda la atención?

Michael: No que yo sepa.

Oprah: ¿Nunca notaste que tuvieran celos?.

Michael: No, creo que se alegraban por que yo pudiera hacer ciertas cosas, pero nunca sentí ninguna envidia por su parte.

Oprah: ¿Piensas que tienen envidia de ti en la actualidad?

Michael: No diría eso. No lo creo, no.

Oprah: ¿Cómo es tu relación con tu familia? ¿Todavía están unidos?

Michael: Quiero mucho a mi familia y ojalá pudiera verlos más, pero lo entendemos, porque nos dedicamos al espectáculo y todos estamos trabajando. Tenemos un Día Familiar en que nos juntamos todos, elegimos la casa de alguno, y sea en casa de Jermaine, o de Marlon, o Tito, y todos nos reunimos allí, nos llevamos bien, nos queremos, charlamos de cómo nos va y que hacemos.

Oprah: ¿No estabas molesto por LaToya, por su libro y todas las cosas que dijo de la familia?

Michael: No he leído el libro de LaToya, solo sé es que quiero a mi hermana y siempre la veré como la LaToya encantadora y feliz con la que crecí; no podría contestar exactamente a esa pregunta.

Oprah: ¿Piensas que algunas de las cosas que ha estado diciendo son verdad?

Michael: No sabría decirte, Oprah, sinceramente no he leído el libro, de verdad.

Oprah: Bueno, volvamos a cuando tenía que crecer y sentías esa angustia, supongo, así que no tenías a nadie con quien jugar aparte de tus hermanos. ¿Nunca hiciste una fiesta de pijamas?

Michael: Nunca.

Oprah: Entonces me pregunto, siendo este niño que todo el mundo quería, que todo el mundo te pellizcaba las mejillas... ¿Cómo fue para ti el paso por la adolescencia? Me pregunto si fue difícil para ti pasar por esa etapa.

Michael: Muy difícil porque creo que todos los niños famosos sufren durante esa época porque ya no son tan lindos y tan encantadores como antes. Empiezas a crecer, pero quieren que sigas siendo chico siempre.

Oprah: ¿Quiénes?

Michael: El público, pero la naturaleza sigue su historia.

Oprah: Claro que sí.

Michael: Tenía acné y por eso me volví tan tímido. Nunca me miraba, escondía la cara. No me quería mirar al espejo y mi padre me cargaba y lo odiaba,  lloraba todo el tiempo.

Oprah: ¿Tu padre se metía contigo por tus granos?

Michael: Sí, me decía que era feo.

Oprah: ¿Tu padre te decía eso?

Michael: Sí que lo hacía.

Oprah: ¿Cómo te llevas con tu padre?

Michael: Quiero a mi padre, pero no lo conozco.

Oprah: ¿Estás molesto con él por aquello? Creo que es muy cruel.

Michael: Si estoy molesto con él.

Oprah: Porque la adolescencia ya es dura por sí sola, sin que tu padre te diga que eres feo.

Michael: A veces sí me enfado. No le conozco como a mí me gustaría, mi madre es maravillosa. Para mí ella es la perfección,  ojalá pudiera entender a mi padre.

Oprah: Hablemos de aquellos años, ¿cuándo empezaste a cerrarte? Porque está claro que no has hablado al mundo en 14 años. ¿Era para protegerte?.

Michael: Sentía que no tenía nada importante que decir, y fueron años tristes para mí.

Oprah: ¿Por qué tan tristes? Porque dabas conciertos, ganabas Grammys... ¿Triste por qué?

Michael: Bueno, hay mucha tristeza en mi pasado, en mi adolescencia, por mi padre y todo eso.

Oprah: ¿Llegó a pegarte?

Michael: Sí.

Oprah: ¿Y por qué te pegaba?

Michael: No sé si es que yo era su 'niño de oro' o algo así, era muy estricto, muy duro, muy frío. Te asustaba con tan solo mirarte.

Oprah: ¿Y le tenías miedo?.

Michael: Mucho, había ocasiones en que venía a verme y me enfermaba, tenía que vomitar...

Oprah: ¿De niño o de adulto?

Michael: Las dos cosas, nunca me escuchó decir estas cosas, lo siento, no te enfades conmigo.

Oprah: Supongo que todo el mundo tiene que tomar su responsabilidad por las cosas que han hecho en la vida. Y tu padre es una de esas personas que tiene que hacer frente a sus responsabilidades.

Michael: Pero le quiero...

Oprah: Sí, eso lo entiendo.

Michael: Y lo perdono.

Oprah: ¿Puedes disculparlo de verdad?

Michael: Lo disculpo, hay mucha basura y mucha porquería que escriben sobre mí que no es verdad, son completas mentiras, y eso es una de las cosas sobre las que quiero hablar. La prensa se ha inventado tantas noticias horribles y espantosas. Me hizo darme cuenta de que mientras más oyes una mentira, empiezas a creértela. Si oyes muchas veces una mentira, empiezas a creértela.

Oprah: Hablábamos de los rumores justo y hay muchísimos. Primero: He estado en la casa preparando la entrevista, me he paseado por toda la casa, he subido arriba cuando no estabas mirando, buscando esa cámara de oxígeno, y no he encontrado ninguna cámara de oxígeno por ninguna parte.

Michael: Esa historia es de locos. Es una de esas cosas de los tabloides.

Oprah: Pero estas ahí metido dentro de algo, hay una foto. ¿De dónde salió todo esto?

Michael: Realicé un anuncio para Pepsi y me quemé, así que decidieron darme un millón de dólares, y yo doné todo ese dinero para construir un sitio que se llamó Centro de Quemados Michael Jackson, y ese aparato es algo que se usa para tratar a la gente que se ha quemado. Así que me interesé por esta máquina y me metí dentro. Solo por molestar alguien tomó una foto y cuando se reveló la imagen, quien lo hizo pensó "Oh, es Michael Jackson". Se quedó con una copia y desde entonces la foto ha dado la vuelta al mundo unida a una mentira. Es completamente mentira. ¿Por qué la gente compra esas revistas?. No hay que juzgar a una persona, no hay que juzgar hasta que hables con esa persona cara a cara.

Oprah: Tienes razón, esa historia corrió como la pólvora.

Michael: Es de locos. ¿Para qué iba yo a querer dormir en esa cámara?

Oprah: El rumor era que dormías en esa cámara de oxígeno porque no querías envejecer.

Michael: Eso es una estupidez, está inventado, tengo intención de perdonar a la prensa, me educaron para amar y perdonar, y lo hago de todo corazón, pero por favor, no crean esas cosas horribles.

Oprah: ¿Compraste los huesos del Hombre Elefante?

Michael: No. Eso es otra noticia estúpida, me gusta la historia del hombre elefante; me recuerda a mí, me siento identificado y me hizo llorar porque me veo a mí mismo en la historia.  ¿Donde voy ubicar yo esos huesos? ¿Para qué iba a quererlos?.

Oprah: No lo sé. ¿De dónde salió esa historia?

Michael: Alguien se lo inventa y todo el mundo se lo cree como verdad.

Oprah: Salió una noticia, y sé que uno de tus abogados dio una conferencia de prensa... de que tú querías que un niño blanco te interpretara en un anuncio para Pepsi.

Michael: Eso es una estupidez y lo más horrible y ridículo que he escuché, una locura. Primero, para empezar, lo que se ve en el anuncio soy yo de pequeño; yo, de pequeño. ¿Por qué iba a querer que un niño blanco hiciera de mí? Soy un americano negro. Estoy orgulloso de mi raza. Estoy orgulloso de ser quien soy. Estoy lleno de orgullo y de dignidad. Es como si tú quisieras que una persona oriental hiciera de ti de niña. ¿Crees que tendría sentido?

Oprah: Bien, entonces vamos con la cosa que más se discute sobre ti. Es que el color de tu piel.  Obviamente es diferente a como era cuando eras más joven, y creo que eso ha causado muchísima especulación y controversia sobre lo que te has hecho, o estas haciéndote. ¿Te estas blanqueando la piel? ¿Es tu piel cada vez más clara porque no te gusta ser negro?

Michael: Para empezar, que yo sepa no hay nada llamado "blanquear la piel". No lo he visto nunca, no sé lo que es.

Oprah: Antes había esos productos, recuerdo que cuando crecía siempre escuchaba "use blanqueador y brillará", pero tendrías que haberte echado cientos de litros.

Michael: Para comenzar, la situación es esta: Tengo una enfermedad en la piel que destruye la pigmentación. Es algo que no puedo evitar, pero cuando se inventa historias de que no quiero ser quien soy, me duele.

Oprah: Entonces ¿qué es?.

Michael: Es un problema que tengo y no lo puedo controlar. Pero ¿qué pasa con los millones de personas que se sientan bajo el sol para ser más oscuros? Para ser otros de como son. De eso nadie dice nada...

Oprah: ¿Y cuándo empezó esto? ¿Cuándo empezó a cambiar el color de tu piel?

Michael: Más o menos después de Thriller... por aquella época.

Oprah: ¿Pero qué pensabas?

Michael: Es algo hereditario, dice mi padre que viene de su parte. No lo puedo controlar, es algo que me pone muy triste. No quiero hablar de mi historial médico ahora porque eso es privado, pero la situación es esa.

Oprah: Solo quiero que se diga claramente: ¿No estás usando ningún producto para cambiar el color de tu piel?.

Michael: No, he tratado de controlarlo usando maquillaje porque me salen manchas en la piel, igualando el tono de la piel. ¿Pero sabes lo que tiene gracia? ¿Que por qué es tan importante? Para mí no es importante. Yo soy un gran admirador del arte. Me encanta Miguel Angel. Si tuviera la oportunidad de hablar con él, o leer sobre él, me gustaría saber lo que le inspiró para convertirse en lo que es, la anatomía de sus esculturas. No sobre con quién salió la noche anterior, o porqué quiso tomar tanto rato el sol.

Oprah: ¿Cuánta cirugía estética te has hecho?

Michael: Muy pocas, se pueden contar con dos dedos. Hablando claro: Si quieren saber estas cosas, leanmi libro Moonwalk ya que ahí lo explico. Mira, vamos a interpretarlo así: Si toda la gente de Hollywood que se ha hecho cirugía estética se fuera de vacaciones, no quedaría nadie en la ciudad.

Oprah: Creo que tendrías razón.

Michael: ¡Tengo razón! Se quedaría vacía la ciudad.

Oprah: ¿Empezaste a operarte por aquellos años de tu juventud, por no gustarte tu imagen?

Michael: No, en realidad no, solo han sido dos cosas. De verdad, lean mi libro, no es nada del otro mundo.

Oprah: ¿No vas a decirme qué cosas? La nariz te la has operado, está claro.

Michael: Sí, pero también se la ha operado mucha gente que yo conozco.

Oprah: Entonces, cuando oyes todas esas cosas que dicen, que te has hecho.

Michael: Ni me he operado las mejillas, ni me he operado los ojos, ni me he operado los labios ni nada de eso.

Oprah: ¿Y estás contento con la imagen que tienes ahora?

Michael: Yo nunca estoy contento con nada, soy muy perfeccionista.

Oprah: Entonces, cuando te miras al espejo y te ves, ¿hay días que dices "esto me gusta" o "me gusta como tengo el pelo", o "hoy estoy muy guapo"?

Michael: No, nunca estoy contento conmigo mismo, intento no mirarme nunca al espejo.

Oprah: Tengo que preguntarte esto. Muchas madres que ven mi programa me han dicho que por favor te pregunte esto: ¿Por qué te llevas la mano a la entrepierna?

Michael: Por qué me llevo la mano a la entrepierna...

Oprah: Parece que tenemos un problema por aquí con tu entrepierna...

Michael: creo que pasa de forma subliminal, cuando estas bailando, estás interpretando la música, los sonidos, el ritmo. Si hay un bajo te conviertes en el bajo; si hay un chelo te conviertes en el chelo; si hay cuerdas te conviertes en eso. Así que si hago un movimiento y me toco es la música lo que me lleva a hacerlo. No es que yo piense que tenga que ponerme la mano ahí abajo; no es el sitio mas fantástico para echarse una mano; cuando reviso actuaciones digo "¿Eso lo hice yo?" ¡Soy un esclavo del ritmo!

Oprah: Después de haber roto todos esos records, de haber conseguido tener el álbum más vendido de la historia, de haberte convertido en un icono de la industria, ¿te sientes presionado a hacer algo más grande y mejor?

Michael: Cada vez es más difícil seguir adelante. Lo que intentas es ser lo más original posible sin pensar en las estadísticas, lo haces con el alma y con el corazón.

Oprah: Entonces, cuando piensas en lo que haces, vas y lo meditas, piensas "bueno, ahora haré lo del Superbowl".

Michael: No, sale todo del corazón, de verdad.

Oprah: Liz Taylor dijo que eras el Rey del Pop, Rock y Soul. ¿De dónde salió esa idea de que te habías autoproclamado Rey del Pop?

Michael: No me he proclamado como nada. Me siento feliz por estar vivo, estoy feliz por ser quien soy. Lo de "Rey del Pop" quien lo dijo primero fue Elizabeth Taylor en una entrega de premios.

Oprah: ¿Y así fue como empezó todo?

Michael: Sí, y los seguidores a todos los estadios donde actuábamos traían pancartas donde ponían "King of Pop", y coreaban en los hoteles "¡Rey del Pop, Rey del Pop!" así que empezó a desparramarse por el mundo entero.

Oprah: ¿Sales por ahí? ¿Tienes encuentros?

Michael: Sí.

Oprah: ¿Con quién sales?

Michael: Bueno... Ahora mismo con Brooke Shields. Bueno, pero intentamos no estar por todas partes, ni ir a todos los sitios; más que nada estamos en casa. Ella viene aquí, o voy yo a su casa, porque no me gusta salir en público.

Oprah: ¿Alguna vez te has enamorado?

Michael: Sí.

Oprah: ¿De Brooke Shields?

Michael: Sí y de otra chica...

Oprah: ¿Y de otra chica? Deja que te pregunte una cosa. Y me da corte preguntártelo, pero lo voy a hacer de todas formas: ¿Eres virgen?.

Michael: ¿Cómo me puedes preguntar eso?

Oprah: Porque lo quiero saber...

Michael: Soy un caballero.

Oprah: ¿Eres un caballero?

Michael: Soy un caballero.

Oprah: Interpretaría por eso que piensas que una señorita es una señorita y que por lo tanto.

Michael: Eso es una cosa privada, no debería hablarse abiertamente de eso. Podrás decir que soy un anticuado pero es algo personal.

Oprah: ¿Entonces no vas a contestar?

Michael: Me da vergüenza.

Oprah: Nos gustaría saber si existe la posibilidad de que te cases algún día y tengas hijos.

Michael: Sentiría que mi vida está incompleta si no lo hiciera, porque me encanta la vida familiar. Me encantan los niños y todo eso. Es uno de mis sueños. Pero ahora no podría, porque estoy casado a mi música, y tengo que estar muy dedicado para hacer el trabajo que quiero hacer.

Oprah: ¿Qué clase de mujer te gusta.? En el video que veremos luego y que vamos a estrenarlo a nivel mundial, hay una frase donde hablas de ser consolado. ¿Qué mujer consigue eso en ti?

Michael: Bueno Brooke, ella siempre me ha gustado, y cuando era pequeño me quedaba muchas veces con Diana Ross. Mis hermanos y yo vivimos con ella durante años y nunca lo he dicho, pero siempre estuve loco por ella.

Oprah: ¿De verdad?

Michael: Sí...

Oprah: También he oído que una vez te declaraste a Elizabeth Taylor.

Michael: Elizabeth Taylor es graciosa, hermosa y lo sigue siendo. Estoy loco por ella.

Oprah: Sí, ¿pero te declaraste?

Michael: Me hubiera gustado hacerlo.

Oprah: Elizabeth Taylor está aquí. ¿Liz? ¿Puede salir Liz ahora? Liz ha dicho que quería estar aquí y hacerte compañía en todo esto, aunque parece que te las arreglas muy bien. ¡Elizabeth Taylor!

Michael: Hola Elizabeth...

Oprah: Hola Elizabeth, toma asiento...

Elizabeth: Hola, gracias.

Oprah: ¿Alguna vez se te ha declarado Michael?

Elizabeth: No y nunca me he declarado a él.

Oprah: ¿Qué piensas que se malinterpreta más sobre Michael Jackson?

Elizabeth: Todo lo que han estado comentando. Es la persona menos rara que he conocido jamás. Es enormemente inteligente, educado, intuitivo, comprensivo, simpático, generoso... hasta casi hasta renunciar a sí mismo. Si tiene alguna excentricidad es porque es una persona grandísima, y algunas personas no pueden aceptarlo, o hacerle frente o comprenderlo. Lo llamé Rey del Pop, Rock, Soul, música, espectáculo... lo que sea. No hay nadie que se le pueda acercar. Nadie puede bailar así, escribir canciones como él, componer música... causar la emoción que causa él.

Oprah: ¿Y por qué crees que son tan buenos amigos? ¿De dónde ha salido ese lazo? Porque la gente pretende que eso sea extraño.

Elizabeth: Bueno, pues no lo es, nuestras infancias fueron muy parecidas, y para empezar en eso somos muy parecidos. Yo era una estrella con nueve años, mi padre me maltrataba y esas cosas hicieron que nos uniéramos mucho desde el principio.

Oprah: Voy a preguntarle esto a Michael después, pero ¿qué es lo que más te gustaría que el mundo supiera sobre él?

Elizabeth: El nombre tan maravilloso, generoso, preocupado y entregado que es.

Oprah: Y también es muy gracioso.

Elizabeth: Es divertidísimo.

Oprah: Sabe como contar un chiste, te lo aseguro.

Elizabeth: Sí y es una buena persona.

Oprah: Muchas gracias por haber estado con nosotros.

Elizabeth: De nada.

Oprah: Porque sé que al principio no querías ponerte ante la cámara, pero gracias. Después Michael nos dará un paseo por su increíble parque de atracciones y su cine, y también tendremos una actuación muy especial. Para todos los que dicen que en realidad el moonwalk es un truco con espejos, les demostraremos lo contrario en un minuto.

Oprah: Ahora esto es lo que me impresiona, que sabes conducir... Lo que hemos hecho ha sido salir de casa de Michael y acercarnos a este impresionante parque de atracciones, que está a unos cientos de metros de la casa. Y esto es increíble.

Michael: Gracias.

Oprah: Y quiero saber si esto lo hiciste para ti o para los niños que vienen aquí.

Michael: Para mí y para los niños. Cada tres semanas vienen niños enfermos terminales.

Oprah: ¿Vienen a la casa?

Michael: Sí, de las fundaciones Make A Wish, Dream Streat, Starlight. Cada tres semanas, y son niños enfermos, con cáncer. Y aquí se entretienen; vienen aquí a pasárselo bien.

Oprah: Esto es increíble.Antes estuve hablando con unos niños que había por aquí, y estas atracciones no son juegos para abuelitas, son cosas serias. Está el Dragón Marino, la noria, el Martillo por allá.

Michael: Sí, y el látigo.

Oprah: El látigo, y por allí están los autos chocadores. Este lugar es increíble.

Michael: Gracias. Aquí sale el niño que todos llevamos dentro. Me encantan las atracciones de feria y esas cosas y las comparto con los niños.

Oprah: ¿No pudiste disfrutar de estas cosas cuando eras chico?

Michael: La verdad es que no. A veces, de vez en cuando, pero poco.

Oprah: Pero ahora lo haces siempre que quieres.

Michael: Todos los días, los tengo en el jardín...

Oprah: ¿Y vienes mucho aquí a montarte en las atracciones?

Michael: Siempre que estoy aquí vengo a subirme.

Oprah: Antes hablábamos del dolor de crecer y no poder experimentar todas las cosas que experimenta un niño normalmente, y que por eso haces realidad toda esta fantasía.

Michael: Para compensar.

Oprah: ¿De verdad?

Michael: Si, de verdad...

Oprah: ¿Piensas que todo eso realmente puede recuperarse? ¿Se siente lo mismo?.

Michael: Sí, te lo pasas mejor.

Oprah: ¿En serio?

Michael: Si pudiera cambiar el pasado, no lo cambiaría. Lo estoy pasando bien.

Oprah: Y aquí estamos, entrando en el cine. Antes me comí demasiados caramelos en ese mostrador... Pero aquí el caramelo es para todos los niños. Están las figuras de Pinocho, de E.T... Lo que me fascina de ti es que tengas ese aura de niño a tu alrededor, y veo los niños jugar con vos y estás con ellos como uno más. Pero un niño no ha creado todo esto.

Michael: Gracias. Me encanta hacer cosas por los niños, e intento imitar a Jesús. No estoy diciendo que yo sea Jesús, no me refiero a eso. Intento imitar a Jesús en el sentido de ser como los niños, amar a los niños, ser tan puros, y ver el mundo con ojos maravillados, de forma mágica... y eso me encanta. Acabamos de tener como cien niños sin pelo, todos con cáncer y estuvieron por ahí corriendo, pasándolo bien... y me emociono de felicidad viendo que puedo hacer todo esto por ellos. Me llena de alegría.

Oprah: Cuando vine aquí hace cosa de un mes para grabar contigo un anuncio de este programa, una de las cosas que más me impresionaron es que dentro de las paredes hay camas; camas para algunos de esos niños que vienen. Y cuando vi eso, es que debes de preocuparte realmente por los niños, para haber pensado en la arquitectura.

Michael: Tenemos niños que vienen con intravenosa, que están muy enfermos y tienen que estar en cama. Niños que no pueden estar sentados y esas son camas de hospital: Pulsas un botón y subes y bajas para poder ver bien. Tenemos números de magia, ponemos las últimas películas, hay dibujos... Lo que quieran, para que puedan evadirse a un mundo de magia y puedan experimentar lo que yo no tuve cuando era pequeño.

Oprah: Ahora déjame que te pregunte algo. Sabes que yo creo que todo lo que pasa en la vida de la gente, pasa por alguna razón. ¿Piensas que si no te hubieras perdido aquella infancia tuya, hubieras sentido la vida y la diversión y la fantasía de la infancia como lo haces hoy día? ¿Te llevarías tan bien con los niños en ese caso, como ahora?

Michael: Es posible, pero no demasiado. Por eso no cambiaría nada.

Oprah: ¿En serio?

Michael: Porque soy feliz tal cual son las cosas, y mi preocupación por los jóvenes y eso.

Oprah: ¿Ahora eres feliz? Porque durante mucho tiempo parecías alguien muy triste.

Michael: Estuve triste durante años y años. Pero soy feliz.

Oprah: ¿Qué es lo que más feliz te hace?

Michael: Poder entregarme, y ayudar a la gente. Como la fundación Heal The World que he crado que ayuda a los niños a curar el mundo. Estamos con el programa Heal L.A. donde tenemos tres metas principales: Inmunizar a los niños, darles la compañía de hermanos mayores, y educación sobre el abuso de drogas. Jimmy Carter se ha unido a nosotros para el proyecto Heal Atlanta, y vamos de estado en estado. Hemos estado en Sarajevo y en muchos sitios.

Oprah:Uno de los más extraños rumores que he oído, es que cuando haces tu paso moonwalk, no lo haces de verdad. Que llevas espejos en los calcetines o algo así... Y no es verdad.

Michael: No, no es verdad.

Oprah: Hemos estado tanto rato intentando aclarar rumores, intentando sacar la verdad, que no he tenido momento de preguntarte cómo entiendes tu música, cómo creas tu baile. ¿De dónde surgió el moonwalk?

Michael: El moonwalk surgió de unos niños preciosos. Los chicos negros que viven en los guetos, a las afueras... que son brillantes. Tienen un talento natural para bailar. Todos esos pasos nuevos, los inventan ellos. Todo lo que hice fue mejorarlo.

Oprah: Ahora quiero verte bailar. Quiero verte bailar en directo.

Michael: Te puedo enseñar un paso o dos, pero estoy un poco frío ahora.

Michael: A ver, este es el moonwalk, pero tienes que enfocarme de lado. ¿Me están tomando desde frente?.

Oprah: Bien, pero enséñamelo a cámara lenta. ¿Puedes hacerlo lento?.

Michael: Sí, espera. Es como empujar y luego es como si dieras saltitos.

Oprah: ¡Lo he visto en directo! ¿Y dices que lo aprendiste de unos niños?

Michael: Sí, esos son los buenos bailarines.

Oprah: Cuando estuvimos aquí la última vez grabando el anuncio, entre toma y toma venías a ensayar, preparar la coreografía, levantado toda la noche, bailando...

Michael: ¿Para la SuperBowl?

Oprah: Sí.

Michael: Sí, bueno, nunca me quedo contento. Aunque vea que la gente diga que ha estado fantástico... Cuando lo de Motown 25, que hice el moonwalk por primera vez, después estuve llorando tras el escenario. No estaba contento.

Oprah: ¿Lloraste después del Motown 25?.

Michael: Sí. pero luego cuando iba a subir al auto me encontré con un chico, como de doce años, un niño judío, y me dijo "Oooh, has estado impresionante. ¿Quién te ha enseñado a bailar así?" Y fue cuando sentí que había hecho un buen trabajo. Porque los niños no mienten, y entonces sí me sentí bien.

Oprah: Quiero que cantes algo acapella para mí, haz la base rítmica, ahora que estamos en el cine...

Michael: ¿Que puedo cantar? Who Is It?

Oprah: Por cierto, ¿de donde salió eso de hacer "hee-hee"?

Michael: No lo sé, me sale al cantar.

[Michael Jackson realiza con la boca la base rítmica de Who Is It y canta una parte]

Oprah: ¡Fabuloso!

Michael: Has querido que lo haga, pero me da vergüenza.

Oprah: Una de las razones por las que quería ver esas imágenes cuando íbamos a publicidad es porque los videos musicales, antes consistían en una persona cantando la canción... hasta que llegaste tú y cambiaste los videos musicales. ¿Sabías qué estabas haciendo exactamente cuando hiciste tu primer video?

Michael: Sí, la idea era hacer algo con argumento; que tuviera un principio, un desarrollo y un final. Algo así como una mini película; eso es lo que quería hacer y es lo que hicimos con Beat It, Thriller, Smooth Criminal y demás.

Oprah: Entonces, ¿cuando empiezas a fijarte en una obra musical, ya estás pensando cómo va a ser el video de esa canción?

Michael: A veces; sí, a veces pasa eso.

Oprah: Yo nunca lo sabré porque no canto para nada, pero ¿cómo te sientes estando en un escenario con tanta gente delante? Una de las cosas que más me impresionó cuando editábamos esas imágenes es que en todo el mundo la respuesta es increíble. Entonces, cuando te ves ahí de pie con tanta gente a tu alrededor gritando tu nombre, ¿qué sientes?.

Michael: Amor. Sientes mucho amor. Me siento bendecido y honrado por poder ser un instrumento de la naturaleza, elegido para darles eso, todo lo que les doy. Me siento muy honrado y me hace feliz.

Oprah: Un instrumento de la naturaleza... Interesante forma de describirte.

Michael: Gracias, sí...

Oprah: ¿Eres muy espiritual?

Michael: ¿En qué sentido?

Oprah: Meditas?, entiendes que hay algo más que tú y que el trabajo?

Michael: Creo en Dios.

Oprah: Creo que todo el mundo viene al mundo por algún motivo. La mayoría de nosotros nos pasamos la vida intentando imaginar para qué estamos aquí. ¿Para qué piensas que has venido al mundo?.

Michael: Me entrego como mejor puedo a través de la canción, del baile y de la música. Estoy comprometido a mi arte. Creo que todo arte tiene como objetivo último unir lo material y lo espiritual, lo humano y lo divino. Creo que la razón de ser del arte es eso. Siento que he sido elegido como instrumento para dar música y amor y armonía al mundo. A niños de todas las edades, y adultos, jóvenes...

Oprah: ¿Piensas, aquí y ahora, hablando claro, que tal vez la gente será capaz algún día de prestar más atención a tu música y dejar de juzgarte por otras cosas aparte de tu música?

Michael: Me gustaría, me encantaría.

Oprah: También me encanta que esté mirándonos el mundo, y ya que están mirando creo que es un buen momento para que vean el estreno mundial de Give In To Me.

Se emite el video de Give In To Me.

Oprah: Nos gustaría saber cómo a partir de escribir "Give In To Me" en un papel, se puede llegar a esto.

Michael: Bueno, Give In To Me... Quería escribir otra canción así animada, con un toque de rock como cuando hice Beat It o Black Or White. Y Slash, que es un gran amigo quería tocar la guitarra, y yo quería que lo hiciera. Así que nos fuimos juntos a Alemania, y filmamos esto en apenas dos horas. No teníamos tiempo para rodar más. Queríamos que fuera como un concierto de rock y así es como terminó. Ese fue el resultado.

Oprah: Has hablado de animales. Sé que cuando me vaya todo el mundo me va a preguntar dónde están los animales. Lo dije cuando empezábamos, que esperaba encontrarme unos chimpancés saltando por el salón, pero no vi ninguno. ¿Dónde está Bubbles?

Michael: Los animales están por todas partes, viven en su ambiente natural. Están por todo el rancho. De día salen y juegan y saltan por ahí. Tienen su sitio para vivir.

Oprah: ¿Por qué te gustan tanto los animales?.

Michael: Porque en los animales encuentro lo mismo que encuentro tan maravillosa en los niños: Esa pureza, esa honestidad... No te juzgan, solo quieren ser tus amigos.

Oprah: No hay ningún mono corriendo por la casa... Ni hay ningún tanque de oxígeno. No sé... ¿vas a dejar de llevarte la mano a la entrepierna un poco?.

Michael: ¡Pregúntaselo a la música!

Oprah: La música sabrá si te tocas. Ah, no hemos hablado de la inauguración: ¿Le pediste al presidente Clinton que fueras la única persona que actuara en su gala inaugural?.

Michael: Es la historia más estúpida y loca que he oído nunca. ¿Por qué iba a querer que nadie más actuara en el show, nadie más que yo? Me parece una estupidez. Ni siquiera se me ocurriría.

Oprah: ¿Qué es lo que más quieres que el mundo sepa de ti? Se lo pregunté a Liz antes ¿Qué quieres que la gente se entere?

Michael: ¿Qué me gustaría que la gente se acuerde?

Oprah: No solo recordarte, también hablo del ahora.

Michael: Por ser un artista, un gran artista... Me encanta lo que hago, y me encantaría que a la gente le gustara lo que hago y ser amado. Simplemente quiero ser amado vaya donde vaya. En cualquier sitio del mundo, amo a la gente de todas las razas con todo mi corazón y con toda sinceridad.

Oprah: Gene Siskel, que es un crítico de cine, me preguntó esto una vez, y me encantó la pregunta así que voy a hacértela a ti: Tienes 34 años. ¿De qué estás seguro?.

Michael: Vaya, pues todavía estoy aprendiendo, la vida es educación para mí. No puedo estar seguro de nada. De verdad lo creo.

Oprah: Nunca podré darte las gracias por dejarnos venir, y te deseo toda la felicidad del mundo. Me ha encantado estar aquí porque una se siente una niña otra vez, y una de las cosas que me prometí para cuando terminara la entrevista, en directo para el mundo entero es que me subiría a la noria. Eso es justo lo que voy a hacer. ¡Me voy a quitar estos zapatos azules y me voy a subir en la noria! Me lo voy a pasar bien, voy a comer palomitas, y puede que cuando terminemos me enseñes a hacer el moonwalk, ¡cuando no mire nadie!

Michael: Eso suena bien...

Oprah: ¡Sí, voy a pasarlo muy bien!

Michael: ¡Sí, yo también!.

 

 


 

     
.

.
 


Ir a:

Ir a Página Principal....

 
.

..