Toda la Verdad en notas reveladoras...
 


 
.

 

 

 

.
.


PORQUE JACKO
NO ES TAN WACKO


por Uri Geller

publicado en "This is London"


La aglomeración en el interior de la enorme tienda de discos en Oxford Street daba miedo. Yo quise retroceder pero los guardaespaldas que estaban detrás mío habían unido sus codos. Tuvimos que empujar hacia adelante, atravesando la aglomeración que gritaba
y cantaba : "Michael Michael Michael!". La gente reía y lloraba al mismo tiempo.

Un joven daba empujones al frente de la muchedumbre, un teléfono móvil estaba pegado a su oreja. Estaba gritando: "Mama, no te vas a creer esto, Michael Jackson esta justo  frente mío, me encantaría que pudieras verlo". Y Michael se acercó a él amablemente, tomó el teléfono y susurro: "Hola, Quien es? Si, de verdad, que soy yo". Los cantos cesaron mientras que toda la tienda se esforzaba para oír la conversión que estaba teniendo Michael. Yo le oí decir: "Yo a ti te quiero más", y entonces le devolvió el teléfono y el griterío comenzó de nuevo.

Afuera, una oleada de seguidores casi tiraron a una anciana cuando Michael salió. Había casi 2000 personas y para la mujer, que solamente estaba de paso, tuvo que ser terrorífico.

Lo que pasó después, quizás no lo creerán. Yo tengo pruebas, porque mi hermano político, Shipi, estaba grabándonos desde el coche "perseguidor", que es el coche de los guardaespaldas detenido detrás de la limusina de Mike.

Michael Jackson, es un gran hombre. En mi imaginación, antes de conocerlo, él era un niño-hombre, pero en realidad es tiene casi 6 pies de alto las manos como un catcher de Baseball. Mike se acercó a la mujer para sostenerla y entonces medio guiándola, medio agarrándola la llevó donde estaba los coches.

La multitud estaba demasiado apretada alrededor de la limusina, así que Michael la acomodó en el coche perseguidor y Shipi siguió grabando mientras que Michael, muy tímida y educadamente se presentaba a la mujer.

La mujer, que tendría unos 80 años, actuó con esa confianza característica de su generación y educadamente pidió que la llevaran a la casa de su amiga en Wimpole Street. Así fue como el artista negro que más ha vendido en la historia se convirtió en chico de autobús, y mientras avanzaban entre el tráfico, Michael le habló sobre sus tan queridos niños y como los echaba de menos.

No es como yo creí que era. Si regresamos cuando los "Jackson Five"  estaban dominando las listas, y Michael estaba asaltando el trono de Rey del Pop, a mi me hubiera encanta conocerlo de aquella. Él nunca iba a las fiestas.

Y cuando los enemigos aparecieron enfrentándose a en los noventa, yo pude oler el rastro de una conspiración de la gente que esta en las alturas, porque yo había recibido importantes patadas de gente que usaba las mismas armas - campañas de calumnias, indirectas, juicios por parte de la prensa. Doy gracias a Dios que los difamadores no hayan apuntado contra mi el tipo de suciedades e inmundicias que Michael ha tenido que sufrir.

Fuimos presentados por Mohammed Fayed, que es feliz de ser el hombre que posee la tienda favorita de Michael. La gente que pregunta de donde saca Mohammed los millones para financiar al Fulham FC es porque nunca ha visto a Michael ir de tiendas. El atraviesa las secciones de las tiendas de la misma forma que un bulldozer en una tienda china. Y quiero decir realmente un bulldozer: Todas los mostradores son totalmente limpiados, sobre todo los de merchandising de Star Wars.

Michael adora Star Wars. En nuestro primer encuentro, yo volé a New York, donde estaba grabando Invincible, su disco de 30 millones de dólares, que finalmente fue sacado a la venta el año pasado. Me registre en el Hotel Waldorf Astoria, donde él estaba también esa semana. Su guardaespaldas le telefoneó previamente para avisarle que yo estaba subiendo, pero cuando golpee la puerta, nadie salio, la puerta estaba entreabierta. Entre bastante nervioso, llamándole por su nombre. Cientos de fotografías, juguetes y pequeños tesoros, todos ellos regalos de seguidores, estaban esparcidos por toda la enorme suite. Recortes de Star Wars a tamaño real estaban de pie haciendo guardia.

Cuando El salio de su habitación, con su cabello tirado hacia atrás y su piel totalmente limpia de maquillaje, mi corazón se sacudió. Había sido inconscientemente mentalizado de que tendría cicatrices faciales, incluso deformidades, por culpa del constante goteo de mentiras y calumnias. De hecho, su cara es fuerte y serena, y su piel es bella y brillante, casi traslucida. Él brilla con un aura de energía.

Su camisa estaba abierta, revelando un elástico pecho. Todas las palabras que había preparado anteriormente se me fueron de la mente: Yo dije su nombre, él dijo el mío y nos abrazamos. Yo supe en ese momento que había encontrado un amigo para toda la vida.

Me pidió que diseñara parte del trabajo artístico de su cd. Mas tarde, llevamos a sus hijos a una presentación privada de Star Wars Episodio 1, La Amenaza Fantasma.

Michael estaba ansioso en el asiento de mi lado, susurrándome sus líneas favoritas de la película, de repente se escabulló a la parte trasera de el cine, estaba extasiado bailando como un robot, excitado con la banda sonora de Star Wars.

Él canta fragmentos de canciones continuamente- en el ascensor, en los pasillos del hotel, en el coche. Es como una revelación verlo bailar solo por diversión, y es increíblemente maravilloso oír esa voz cantando unas pocas estrofas de alguna canción soul.

Actualmente hay una guerra abierta con su compañía de discos, Sony. Los entendidos del mundo discográfico creen que el auténtico problema no es la carrera de Michael sino la posesión de uno de los más caros catálogos de derechos que existen en el negocio - las canciones de Lennon-McCartney. Aunque Michael cree que los derechos de los Beatles no son mas que bagatelas al lado de sus propias joyas de la corona, sus hijos.

Cuando Michael voló a Inglaterra, a dar su discurso en Exeter, trató desesperadamente de llevar a sus hijos aunque sabía que no podía. Los paparazzi le hubieran incluso tirado para conseguir fotos de esos preciosos niños. Yo creo que Michael envidia lo que John Lennon hizo cuando Sean nació, se apartó de sus carrera y pasó cuatro o cinco años siendo un padre a tiempo completo.

La brutal ambición de su padre por  sus hijos, los Jackson, es bien conocida. Nunca pregunté a Michael acerca de su infancia, pero el antepasado de mi madre, Sigmund Freud, no hubiera tenido dificultades en ver una conexión entre una infancia desperdiciada y un padre que quiere ser como una roca para sus hijos,. A pesar de ser una persona con un habla muy suave, Michael es duro como el granito cuando se trata de proteger a su hijo y su hija.

Michael cambia de hotel cada pocos días, y yo tengo que recordar cada vez que tengo que llamar preguntando por Mr Robinson en vez de por Mir Brown o Mr Williams. Además con cada cambio, registra todos los cajones y mesitas el mismo.

"Has perdido el pasaporte?", le dije bromeando una vez.

"No quiero dejar ningún regalo olvidado" me dijo con un aire muy serio. Guarda todo lo que le dan sus seguidores. No me lo podía creer la primera vez que vi esto, pero la verdad es que guarda absolutamente todo, siempre lo hace. Si alguna vez has dado a Michael un dibujo, una carta, un juguete, una caja de joyas con una diadema o un sombrero de plástico del Mc Donald,  lo tiene guardado. "Yo tengo incluso paquetes de M&Ms de hace 30 años", me aseguró Mike.

"Algún DIA construiré un museo para todo esto" .

La semana pasada, estuve hablando con ingenieros de una agencia espacial sobre un plan para financiar una base en la luna mediante el alistamiento de Americanos super ricos en viajes espaciales privados.

La idea fue de Michael: "Yo quiero hacer el Moonwalk", dijo un día, y yo le dije que no tuviera vergüenza en bailar cuando yo estuviera con él. "No, yo digo de verdad, quiero caminar por la luna". No hay duda de que es un hombre extraordinario que consigue exactamente lo que quiere. El hombre de la luna a lo mejor espera una visita. Y los trajeados en la industria musical que vayan esperando unos cuantos cohetes también.

 

 


.

.

 

   


Ir a
:

Página indice de La Verdad...

Ir a página principal