Toda la Verdad en notas reveladoras...
 


 
.

 

 

 

.
.

La música de Michael Jackson:
soledad, amor y mesianismo

Vestido de negro y blanco, el cantante ataca una de sus canciones más populares. La historia de un muchacho víctima de una acusación de paternidad.

El público, decenas de miles de personas, no deja de bailar. Los aplausos son atronadores, pero, sin detenerse, el joven ídolo da paso a otro de sus grandes éxitos, una canción acerca de una groupie que le acosa. Aplausos, gritos y gemidos de sus fans.

Los músicos no les dan respiro y atacan otra canción esta vez acerca de una pareja que se ve rodeada por un ejército de zombis al salir del cine...

Hablamos de Michael Jackson, el creador de un universo de magia, sueños y pesadillas que consiguió adueñarse de los corazones de sus admiradores. Estos le perdonaban sus excentricidades y se identificaban con los problemas y conflictos de su vida millonaria pero atormentada, reflejada en las letras de sus canciones.

Incomprensión, amor, mesianismo:

En el universo mágico y claustrofóbico de Michael Jackson, el protagonista y narrador de los hechos -casi siempre en primera persona- es un hombre solitario, aislado y perseguido, vivo reflejo de la imagen que los espectadores tenemos de él.

Jackson empieza a componer con 18 años pero sus primeras canciones son pequeños bocetos, meras imitaciones de sus compositores favoritos. Destiny de 1979 es el primer álbum completamente compuesto por él y sus hermanos que ya incluye "That's what you get for being polite", su primera canción sobre aislamiento e incomprensión.

La búsqueda de la amistad y el amor es tradicional en la música popular. En el repertorio de Jackson abundan lógicamente las proposiciones sexuales. "The Way You Make Me Feel" es uno de los ejemplo más explícitos junto con "In the closet" de 1992, la del celebre video de su baile con Naomi Campbell en el desierto.

Las propiedades eróticas del baile no resultan ajenas al Jackson letrista, solicitar a su pareja que le acompañe en sus complicadas evoluciones sobre la pista es, sobre todo en sus primeros años, un recurso habitual como en "Shake your body" o "Don't stop 'Till you get enough".

Salvar al mundo es la tercera de las obsesiones del icónico letrista, algunas de sus mejores y más emblemáticas canciones como "Heal The World" hablan de "Lloraremos juntos lágrimas de felicidad y veremos como las naciones cambian sus espadas por arados".

Estructura heredada del gospel

 Desde el punto de vista de la estructura las de Jackson son letras sencillas que proceden de la música de baile y juegan la baza hipnótica a través de la repetición ad lib.

Son las técnicas de pregunta y respuesta de la música gospel, que llega al cantante a través del pop negro de Motown donde dio sus primeros pasos.

En casi todas sus canciones se obsesiona con una frase como por ejemplo el contagioso "Are You OK, Annie? Wont you tell us that you're OK?" de "Smooth Criminal". Un recurso clásico que se convierte en excepcional cuando el oyente se percata de que todas las voces son del propio Jackson que ha entablado una claustrofóbica conversación consigo mismo.

Lenguaje coloquial y también ternura

El inglés de Jackson, como es habitual en la música afroamericana, reproduce la pronunciación y los modismos coloquiales.

A Jackson le gustan también las citas y referencias a canciones clásicas y emblemáticas de la música y cultura de su raza pero no rechaza vocablos atípicos, poco habituales en el idioma de la canción pop como "crescendo", "entire" o "quench".

Hay momentos en los que tiene pequeños destellos de poesía clara y popular cuya muestra más conocida es la canción dedicada al niño víctima del sida "Gone too soon". Pero hay también frases aisladas llenas de ternura y poesía dentro del marasmo febril de muchas de sus canciones

La interpretación que Jackson hace de sus letras

Jackson interfiere directamente en su significado. El cantante utiliza principalmente dos diferentes técnicas: en las piezas bailables y en las roqueras en las que abundan los slogans cortos y repetitivos prefiere recurrir a su característico estilo entrecortado: hipo, gruñidos y sensación de falta de oxígeno. Muchas de estas canciones son las que hablan de temas eróticos y sexuales.

Reserva su voz melódica de crooner para salvar el mundo y llorar a los elegidos: a los niños prematuramente muertos ("Gone too soon" y "Little Susie") pero también a sí mismo, perseguido por la KGB en esa metáfora de la soledad que es "Stranger in Moskow", o al planeta Tierra amenazado por el desastre ecológico en "Earth song".

Jackson escribe letras sencillas de gran musicalidad que constituyen un importante apoyo rítmico y melódico para sus canciones. Le gusta contarnos historias y describir situaciones poco habituales que le exigen descubrir recursos inéditos o al menos inusuales.

Billie Jean - Michael Jackson Ocultar vídeo El contenido de sus canciones se amplía hasta representar situaciones universales: "Billie Jean" no es sólo una acusación de paternidad -que sería un tema jurídico bastante árido- sino la expresión poética de una persona que se siente sola y perseguida. Como en todas las grandes creaciones de la canción popular se trata de experiencias y sensaciones con las que todos sus oyentes pueden identificarse

PATRICIA GODES
RTVE.es
 

 


.

.

 

   


Ir a
:

Página indice de La Verdad...

Ir a página principal