Toda la Verdad en notas reveladoras...
 


 
.

 

 

 

.
.


EL MICHAEL JACKSON QUE NOS PERDIMOS

Por Pablo Márquez
Centro de Estudios Universitarios - CEU

Si de algo sirvió la muerte del rey del pop es para revivir, al fin, al artista que durante años se refugió del bombardeo a la sombra de su talento.

Puede que el funeral de Michael Jackson haya sido lo más parecido a la entrega de los Oscar, con traducción simultánea en las coberturas de televisión y alfombra roja para la entrada de los famosos, pero es indesmentible que lo que se vivió el pasado martes 7 de julio de 2009 en el Stamples Center, en pleno corazón de Los Angeles, fue la ceremonia que, al fin, logró dimensionar en su justa medida el talento artístico de un hombre que fue tanto más de lo que muchos quisieron o sólo pudieron conocer: una simple caricatura de sí mismo.

Durante las últimas dos semanas, desde la repentina muerte de uno de los artistas más completos del mundo del pop, nos hemos entregado gustosos a la contemplación de la más simple y sincera forma de revivir la memoria de un creador notable: repasando su legado, sus canciones, sus coreografías perfectas, sus pasos de baile y aplaudiendo esa permanente transformación musical que Michael Jackson fue capaz de desarrollar desde que era quizás demasiado niño para ser estrella.

La muerte del rey del pop, vaya paradoja, ha sido la forma más efectiva de resucitar a un artista que durante años se mantuvo a la sombra de su real talento. La excentricidad de su vida, las acusaciones de abuso infantil y las permanentes transformaciones en su rostro, entre muchos otros dimes y diretes de pasillo, fue todo lo que conocimos de Michael Jackson desde principios de los años 90.

Porque después de eso, durante más de una década y media, entre 1993 y 2009, nos dedicamos sólo a ver a un hombre en problemas, a un tipo que moría día a día en las páginas de los diarios y, la verdad, nos daba gusto saber hasta el más sucio de los detalles de su escabrosa vida para tener más pruebas de una condena que nunca llegó oficialmente pero que, de una u otra forma, lo llevó antes de tiempo a ese sarcófago dorado sobre el que hoy todos lloran.

Durante largo tiempo nos perdimos al Michael Jackson que hoy todos dicen adorar. Al artista que, desde niño, con la talentosa voz que dio vida y fama a los Jackson 5, lograba emocionar hasta los corazones más duros del mundo del soul con ese registro agudo pero intenso que le imprimía a cada una de sus canciones. Lo dijo el gran Smokey Robinson, en la ceremonia fúnebre, en medio de su discurso de despedida al chico que alguna vez interpretó con su inocencia canciones escritas por un adulto con el corazón roto. Se refería a ‘Who’s lovin’ you’ (1969), uno de los primeros éxitos de los hermanos Jackson, que habla sobre el desengaño amoroso que el pequeño Michael no conocía pero que sí sentía a su manera.

Con el tiempo, se nos fue olvidando también el Michael adolescente, esa voz privilegiada que ni siquiera la molesta pubertad logró arrebatarle las tesituras más altas para conmover con canciones como “Ben” (1972) o, ya siendo un veinteañero, las notables canciones que fusionaron el ryhthm and blues con el pop más bailable de “Off the wall” (1979), su primer disco solista, una de esas maravillas de música negra que a esta altura del partido ya no pueden faltar en ninguna discoteca.

Durante años, demasiados, nos perdimos incluso al Michael que hizo esfuerzos interesantes por recuperar la corona que lo consagró a nivel mundial con “Thriller” (1982), el disco más vendido de la historia y que, por cierto, lo seguirá siendo por muchos años más.

Porque Jackson intentó en serio dejar de ser un número de circo barato para tratar de volver al escenario con dos discos que muy pocos se tomaron la molestia de escuchar con oídos desprejuiciados, “Blood on the dance floor” (1997) y “Invincible” (2001), álbumes más que valorables en su factura y con un par de muy interesantes momentos pero que resultaron infructuosos para lograr sacarlo de las páginas amarillas.

A Michael Jackson no lo perdimos de un ataque al corazón a sus 50 años, lo dejamos de tener entre nosotros cuando empezamos a preocuparnos más de lo poco que quedaba de su nariz que de la música que él transformó en una verdadera marca registrada. Esas baladas corales tipo “We are the world” y “Heal the world” que, cómo no, en el día de su funeral sonaron aún más solemnes y conmovedoras.

Lo perdimos cuando dejamos de sonreír con esos videos ridículos que alguna vez filmó con Paul McCartney (“Say, Say, Say”, “The girl is mine”) y que hasta ahora ya nadie pasaba por la TV. Lo perdimos las mismas infinitas veces que intentamos, sobrios o no tanto, tratar de imitar ese paso lunar que dejó al planeta con la boca abierta hace más de 25 años.

El rey está muerto y enterrado. Lo perdimos. Pero la resurrección del artista, créanme, es posible si tenemos algo de fe y logramos expiar nuestros propios pecados. Vale la pena.

 

 


.

.

 

   


Ir a
:

Página indice de La Verdad...

Ir a página principal