Toda la Verdad en notas reveladoras...
 


 
.

 

 

 

.
.


El Michael Jackson que yo conocí...


Por Darlene Donloe
Publicista de la Gira History


 

"Nunca he escrito acerca de la breve relación que tuve con Michael Jackson.

Pero, al enterarme de su muerte , me sentí obligada a ofrecer una perspectiva diferente del Michael Jackson que yo conocí.

No necesito decirles que era un genio. No necesito decirles el impacto que tuvo sobre la industria de la música o que era amado en todo el mundo.

No tengo nada malo que decir acerca de Jackson. De hecho, todo lo contrario. Me dio algunos de los momentos más inolvidables de mi vida. Y, por eso, voy a estar eternamente agradecida.

Era el verano de 1996, cuando mi amigo, Bob Jones (ya fallecido), quien pasó a ser el publicista de Jackson en la Motown y más tarde con MJJ Productions, me llamó y me preguntó qué estaría haciendo en los próximos seis meses.

Él dijo: "¿Te gustaría ir de gira con Michael ? Él necesita un publicista de gira".

Yo sostenía el teléfono con incredulidad y Bob continuó su charla. ¿Qué esperaba que dijera? "Bueno, Bob, voy a tener que mirar mi agenda. Permíteme, ya vuelvo contigo." ¿Por qué iba yo a querer volar en primera clase en un avión privado para una gira de Michael Jackson, visitar lugares exóticos, reunirse con funcionarios, comer buena comida y hospedarme en hoteles de cinco estrellas? Le dije que ¡Sí!. Duh!

Unas tres semanas más tarde, estaba en un avión que aterrizó en Praga, República Checa, la primera parada de su gira mundial History.

Pasó una semana en la gira antes de que oficialmente conociera a Jackson. A pesar de que lo había acompañado en muchas de sus salidas, nadie se había molestado en presentarnos formalmente.

Sus guardaespaldas me habían advertido, que no hablara con el Rey del Pop a menos que él, me hablara primero. ¿Me estaban tomando el pelo? Eso hice alrededor de una semana.

Decidí que la próxima vez que lo acompañara a la tienda o un hospital, orfanato o grabar, me gustaría hacer algún acercamiento. Me imaginé que lo peor que podría suceder sería que me mandaran a casa.

A medida que examinaba los discos compactos en la sección de R & B de una tienda de discos, empecé a caminar hacia él. Los guardaespaldas se horrorizaron. Era como si el aire hubiera sido rápidamente absorbido de la habitación. Sin inmutarme, me acerqué a él y le dije: "Señor Jackson, soy Darlene. Yo soy su publicista en la gira."

Se volvió y me miró fijamente a los ojos. "Oh, bien", dijo. "¿Vas a hacer todo el recorrido?"

"Sí", respondí. "A menos que sepa algo que yo no."

"Ok", se rió y volvió a mirar los CD.

"Bueno", pensé, "todo transcurrió sin problemas." Sin embargo, en secreto, pensé que fue completamente satisfactoria.

Más tarde, me enteré que él sabía exactamente quién era yo porque él había preguntado, "¿Quién es la muchacha negra?" Por supuesto, con el paso del tiempo fue mucho más cómodo para mí estar cerca de él.

Cuando los fans pedían al Rey del Pop si podían conseguir un autógrafo o tomarse una foto con él, de vez en cuando decía: "Si está bien para ella", señalándome a mí.

Siempre estaba bien para mí. ¿Quién iba a romper el corazón de un fan?

Cuando se supo la noticia acerca del fallecimiento de MJ, todos los recuerdos de la gira llegaron de golpe. Como la noche que se casó con Debbie Rowe y no pude dormir durante dos días, debido a las llamadas de los medios de comunicación sin fin. Me pegué a la respuesta partidista: "No tengo ningún comentario sobre la vida personal del señor Jackson".

Ser parte del séquito de Jackson fue fascinante y revelador. Llegué a ver el funcionamiento interno de una superestrella, multifacético y preciso como una máquina. Siempre estaba de guardia y tenía que estar lista para acompañar a MJ de un momento a otro - o podía quedar atrás. Eso no se siente bien.

Se hizo evidente, desde el principio, que si bien a veces era de voz suave, era de carácter fuerte y muy directo cuando quería puntualizar algo.

En las noches de concierto, me gustaba ver como MJ caminaba desde su coche a un punto debajo del escenario donde una plataforma lo elevaría en condiciones de hacer una entrada de gran impacto.

La parte favorita de mi trabajo era estar de pie al costado, noche tras noche, viéndolo actuar con precisión y pensando en lo bendecida que fui al poder observar a un maestro- artesano en el trabajo.

Porque él tenía una presencia imponente, creo que la gente se olvidaba de que era un hombre. Ha sido elevado a la categoría de superestrella durante tanto tiempo, es difícil para algunos verlo como un ser humano.

Lo vi en esos momentos, pensativo, tranquilo antes de salir al escenario. Fui testigo de él, sin cámaras de televisión, sentarse, reconfortar y hablar a un niño que estaba luchando contra una enfermedad grave en un hospital. Este es el tipo que, en acción de gracias en Australia, pensaba que era lo suficientemente importante venir a compartir una comida y celebrar con su personal.

Cuando se trata de Jackson, sólo puedo hablar de mi propia verdad. El Jackson que llegué a conocer fue amable y respetuoso conmigo. Y, en esas ocasiones cuando me llamó la atención, me dio esa sonrisa tímida e infantil.

La siguiente cita de "Romeo y Julieta " de Shakespeare fue leída reciéntemente en memoria de un amigo. Creo que es más apropiada para MJ.

"Y cuando él muera, lo llevarán y cortarán en pequeñas estrellas, y con él harán el rostro de los cielos, tan bien que todo el mundo va a estar enamorado de la noche y no rendirán más el culto al deslumbrante sol."

En agradecimiento, le digo gracias, Michael Jackson. Gracias por la magia, la música y los recuerdos suficientes que mantendré toda la vida.

- Darlene ("The black girl") "

 

 


.

.

 

   


Ir a
:

Página indice de La Verdad...

Ir a página principal