Toda la Verdad en notas reveladoras...
 


 
.

 

 

 

.
.

LA DIFERENCIA QUE EXCEDE AL ENTENDIMIENTO: RECORDANDO A MICHAEL JACKSON

Por Susan Fast. Mayo 2010. (Popular Music and Society, Vol. 33 No. 2)

"Tras la trágica y prematura muerte de Michael Jackson el 25 de junio de 2009, empecé a escucharle y verle otra vez. Igual que millones de personas que fueron comprando repentinamente sus discos en grandes cantidades, situándole en la cima de las listas de éxitos por primera vez en años, quise una vez más ser fascinada, encantada y conmovida hasta las lágrimas por su brillante singularidad como cantante, compositor, bailarín y coreógrafo, y lo fui. Su diferencia como intérprete es lo que hizo que la gente de todo el mundo acudiera en manadas hasta él desde que era un niño, lo que al final le dio el record de mayor venta de todos los tiempos (Thriller), lo que hizo que le llamáramos genio. "En el mundo de la música pop", escribió Jon Pareles, del New York Times en 1984 , "está Michael Jackson y después están todos los demás." los sonidos que podía hacer con su voz y los movimientos que podía sacar de su cuerpo eran incomparables a los de nadie más, pero esta parte de su diferencia, aunque incomprensible, era asimilable. Era mágico. Hasta su muerte, para todos, excepto para sus fans (que no son una cantidad insustancial), esta diferencia pareció haber sido olvidada, se dio por sentada, o fue ensombrecida por sus otras diferencias, menos asimilables.

Durante meses después de su muerte, las únicas grabaciones, DVD y cintas antiguas de VHS que se abrieron camino en mis equipos de sonido eran suyos. Escuchaba su voz exquisita extrujar una canción desde alguna insondable profundidad de su ser, cantando blues desde muy joven con los Jackson 5 ("Who’s Loving You"), temblando por la pérdida del amor romántico ("She’s Out Of My Life"), llevándonos a la iglesia ("Man in the Mirror"), o chirriando y distorsionando el funk (la sexy "She Drives Me Wild"). Escuché esta voz diciendo algo importante sobre el calentamiento global (la hermosa "Earth Song", que algunos consideran demasiado cursi, [me encanta esta parte de él]), y las relaciones raciales ("Black or White "," They Don't Really Care about Us"). Escuché las interpretaciones que dejó y que están entre las más bellas de la música pop (" Human Nature ", "Speechless"), muchas de las cuales tomaron forma con la ayuda del productor Quincy Jones, pero algunas de ellas con colaboradores posteriores, como Teddy Riley. Nadie se implicaba más emocionalmente en la interpretación de una canción que Jackson (que está en su punto álgido en "Jam", y explotando de ira en "2 Bad") Cantó con perfección técnica también. Su voz tenía un tono perfecto, plena de vibrato, clara, imposiblemente aguda, pero la gama de cualidades que podía obtener de este instrumento era igual de impresionante: El uso cada vez más profundo de la distorsión, la exploración de un rango más bajo ("Get on the Floor"), y, por supuesto, su increíble dominio del ritmo, demostrado no sólo en sus melodías staccato y repeticiones rítmicas, sino en sus ritmos, que a menudo creó o contribuyó a ello a través del beat-boxing. Las diferentes cualidades vocales que podía reunir eran irreconciliables: Podía sonar más sucio que James Brown en una pista y suave como la seda, como Smokey Robinson o Barbra Streisand, en la siguiente.

Vi una y otra vez todos sus brillantes cortometrajes. Piezas que a todos los efectos definieron el nuevo medio musical en la década de los 80 y que conservan un incomparable calidad: Thriller, Beat It, Billie Jean, la versión larga de Bad, dirigido por Martin Scorsese (siempre colaboró con gente que estaba en la cúspide), Smooth Criminal, Black or White, con la polémica y notable secuencia de baile en solitario al final.Y la lista continúa. Suyos eran los primeros vídeos de un artista negro que se pusieron en rotación en MTV (hay controversia sobre cómo llegó a suceder, pero sucedió). Esto era parte de su importante legado como artista afro-americano que se abrió paso a través de las barreras raciales. De hecho, el primero que lo hizo en una escala tan global.

Volví a revisar la actuación que dio en el especial de televisión Motown 25 en 1983, donde mostró al mundo el moonwalk, un momento de singular importancia en la historia de la música popular. Su baile hizo de Jackie Wilson, Fred Astaire, y los Electric Boogaloos compañeros improbables (más irreconciliablemente), por no hablar de la deuda que tenía con James Brown, cuyo estilo singular era desplegado al completo por Jackson en sus actuaciones en directo. El coreógrafo Michael Peters, con quien trabajó Jackson, comentó cómo Jackson aprendía sin esfuerzo y ejecutaba movimientos de baile y rutinas; mucho más que muchos bailarines con una amplia formación profesional, de la cual él carecía. Esto es especialmente evidente en el estilizado baile que Jackson prácticamente inventó para la música pop, donde, incluso junto a bailarines profesionales altamente cualificados, se las arregla para parecer más elegante y cómodo al realizar los mismos movimientos. Vi la Super Bowl de 1993, el espectáculo del descanso, la primera vez que una superestrella de su magnitud realiza en solitario este evento, estableciendo una tendencia que continúa en la actualidad. Vi asombrada a Michael Jackson en directo desde Bucarest: El Dangerous Tour, originalmente transmitido en vivo por HBO en 1992 (HBO obtuvo su mayor audiencia hasta esa fecha). El concierto comienza con Jackson propulsado por el aire desde debajo del escenario en una plataforma elevadora que le hace saltar como una tostada, después de lo cual permanece inmóvil por un total de tres minutos. Es una visión extraordinaria con su chaqueta de estilo militar dorada, largos rizos negros y gafas de aviador, chispas de oro cayendo en cascada detrás de él. Cuando por fin se quita las gafas de sol, la revelación de su esculpido rostro maquillado sólo profundiza el misterio. Sin duda, es una de las formas más impresionantes y poderosas de comenzar un concierto en un estadio en la historia del género. Este espectáculo deslumbrante podría ser cursi si no fuera seguido de dos horas y media de baile y canto espectacular sin descanso, que de alguna manera justifica su auto-deificación al principio. Ciertamente, Rey del Pop.

Yo escuchaba. Observaba. Así es como quería recordar la diferencia de Michael Jackson, como un músico y bailarín virtuoso. Como Madonna declaró en su conmovedor homenaje en los MTV Video Music Awards, en septiembre de 2009, él era un "magnífica criatura [que] una vez excitó al mundo entero." Pero no es posible recordar la diferencia de Michael Jackson como artista sin también recordar todo el dolor y la controversia que lo rodeaba y cómo gran parte de esto también debe ser entendido como el resultado de la diferencia; diferencia mucho más difícil, si no imposible, de aceptar. Tan inquietante para el orden hegemónico que tuvo que ser contenida a través del ridículo, la malinterpretación, el sensacionalismo y, finalmente, la acusación criminal. La subjetividad de Michael Jackson fuera del escenario era inquietante. Era imposible de conocer. Era imposible de "llegar a entender". Aunque parte de esta diferencia fue mostrada a través de lo que en los medios de comunicación se veía como un comportamiento "excéntrico" (la presencia de su compañía, Bubbles el chimpancé, las mascarillas quirúrgicas negras, el rumor de que quería comprar los huesos del hombre elefante, algo de todo esto fue sin duda calculado para llamar la atención), eran realmente sus diferencias más sustanciales y subyacentes, las más problemáticas en el sentido racial, de género, físicamente capaz/incapaz, niño / adolescente / adulto, adulto que amaba a los niños, padre / madre.

Estas diferencias eran impenetrables, incontenibles, y crearon una enorme ansiedad. Por favor, sé negro, Michael, o blanco, o gay o heterosexual, padre o madre, sé un padre para tus niños, no un niño tú mismo, que por lo menos sepamos cómo dirigir nuestra liberal (in)tolerancia. Y trata de no confundir todos los códigos simultáneamente.

Jackson puso a prueba los límites de la subjetividad, no con la distancia irónica de sus contemporáneos, Madonna y Prince, sino con el corazón en la mano, y finalmente perdió. En las raras ocasiones en las que trató de explicarse parecía que, en lugar de hacerlo, cavaba un agujero más profundo. Muchos se mostraron escépticos; demasiados códigos sociales en constante cambio, y de nuevo, a diferencia de Madonna y Prince, (quienes fueron finalmente domesticados de manera "normal").

Tal vez el único elemento controvertido de la biografía de Jackson que fue ampliamente aceptado y simpáticamente recibido es que fue maltratado por su padre, quien se burlaba de él también. Literalmente metido en cintura como intérprete desde la edad de 5 años, cuando comenzó a cantar junto a sus hermanos en los Jackson 5. De hecho, fue esta información la que se utilizaba para contextualizar y patologizar algunas de sus posteriores "excentricidades", incluyendo la gran cantidad de cirugía plástica a la que se sometió para alterar su apariencia (algunos dijeron que lo hizo para parecerse lo menos posible a su padre) y su deseo de recuperar una infancia que dijo que nunca tuvo, porque la pasó trabajando y en condiciones terribles. No sólo fue físicamente abusado, sino que, según su biógrafo, Randy Taraborrelli, tuvo que sufrir ver que sus hermanos mayores tenían relaciones sexuales con chicas mientras trataba de dormir en habitaciones de hotel que compartía con ellos siendo un niño. Joe Jackson contrató actuaciones para el grupo en un club nocturno en su ciudad natal, Gary, Indiana, antes de firmar con Motown, cuando Michael tenía 9 años de edad, con lo que podía hacer dinero constante gracias a sus hijos. Allí, y en los demás lugares donde el grupo actuaba, Jackson fue testigo de todo tipo de comportamientos sexuales. En su autobiografía, habla de ver a una stripper travesti en uno de estos clubes y sigue escribiendo esto: "Como he dicho, he recibido toda una educación siendo un niño. Más que la mayoría. Tal vez esto me libera para concentrarse en otros aspectos de mi vida como adulto”.

Lo que hubiera querido decir con esto, en realidad no importó a los medios de comunicación. Que quisiera pasar su tiempo con niños, al tiempo que parecía estar desinteresado o ser inepto con las mujeres, comenzó a dar forma a comentarios acerca de su identidad de género y sexualidad :Que era gay o "asexual". Estas afirmaciones fueron alimentadas por sus cirugías, que le presentaban cada vez más andrógino. Se casó dos veces, pero estas fueron relaciones de corta duración que los medios encontraron risibles. Finalmente tuvo tres hijos que crió solo, esposas y madres eran aparentemente superfluas. Cuando la piel de Jackson comenzó a aclararse se especulaba que quería "ser blanco" y no afroamericano. Las cirugías parecían borrar sus rasgos faciales negros también.Trató de explicar (vagamente) a Oprah Winfrey en 1993 que sufría de vitiligo, pero esto fue recibido con escepticismo, era una enfermedad rara de la piel de la que pocos habían oído hablar en ese momento. Y poco después de esta entrevista con Oprah, explotó la bomba: Fue acusado de abuso sexual infantil. Su costumbre de abrir las puertas de Neverland Ranch; su hogar que incluía un parque de atracciones, zoológico y cantidades ilimitadas de golosinas a miles de niños desfavorecidos y ofrecerles libertad en el lugar, incluyendo su habitación, abrió la puerta para el desastre. Fue acusado dos veces, la primera vez supuestamente pagando a su acusador más de veinte millones de dólares en un acuerdo extrajudicial (él declaró que no lo hizo porque fuera culpable, sino porque quería dejar el episodio detrás de él), la segunda vez acabó en un juicio penal. El juicio, celebrado en 2005, fue un circo mediático, y según sus amigos, rompió su espíritu, a pesar de que fue absuelto de todos los cargos.

Por desgracia, sólo a raíz de la muerte de Jackson esa contraargumentación acerca de su diferencia puede ser posible. Una muerte súbita y trágica da que pensar. Inicialmente, al menos, nos ablanda, por lo que es posible volver a examinar la vida de alguien en términos más compasivos, lo que permite una explicación más completa y rica para entender el alboroto de las opiniones negativas.

Si alguna vez alguien necesitaba ser visto un poco más dulcemente, ese era Michael Jackson. A pesar de que no queremos borrar cualquier dolor que este hombre podría haber sufrido, o cualquier decisión cuestionable que podría haber tomado, o simplificar demasiado una vida profundamente compleja, necesitamos dar cabida a otras historias sobre él, sobre todo en la escritura académica, en la que ha sido relativamente desatendido.

¿Qué pueden representar estas contraargumentaciones? Algunos de los que estaban cerca de Jackson han hablado con sinceridad después de su muerte y al menos algunos de los medios de comunicación parecen más dispuestos a escuchar ahora. Los resultados de la autopsia, su dermatólogo, Arnold Klein, y su viejo amigo Deepak Chopra han confirmado todos que él, de hecho, sufría vitiligo, y que, de acuerdo con el dermatólogo, la despigmentación de su piel era tan profunda que se hizo demasiado difícil de utilizar el maquillaje para cubrirlo (esto lo había dicho él antes, entre otros, pero no fue escuchado en realidad). Los eruditos que han escrito sobre el cambio de color de la piel de Jackson lo han hecho de una manera que sugiere que tenía control sobre él, incluso si mencionan la posibilidad de vitiligo, pero ¿y si no lo tenía? Algunos ya han sugerido que su piel blanca obliga a la pregunta sobre lo que significa ser afroamericano, y sin duda lo hace. A pesar de su color de piel, Jackson afirmó que estaba orgulloso de su raza y su amigo Gotham Chopra ha dicho recientemente que él siempre se identificó como afroamericano. ¿Qué podría haber querido decir con esto? ¿Cómo podría cambiar el discurso en torno al cambio de color de la piel de Jackson si su vitiligo se toma como un hecho? Podría haber sido una dolorosa pérdida para él y, si es así, ¿podría haber influido en la dirección que él tomó con sus cirugías plásticas, o la forma en que finalmente jugó con su color de piel, a veces blanca como la cara de un payaso, a veces más bronceada (como David Yuan ha señalado)? ¿Debería su condición ser vista como una discapacidad?

Mientras la mayor parte del mundo ha visto las transformaciones faciales de Jackson como patológicas, una combinación de odio profundamente arraigado hacia su apariencia con un deseo de permanecer para siempre imposiblemente joven, es interesante observar que, después de su muerte, su dermatólogo comentó que Jackson pensaba en su rostro como una obra de arte. Tal vez se trataba de un débil intento de emitir una luz más positiva sobre el asunto, pero tal vez deberíamos contemplar esta idea: si la cirugía plástica de Jackson fuera re-contextualizada como una forma de arte en vivo, como la de Orlan (cuya "La reencarnación de Saint-Orlan", de 1990, implicó una serie de cirugías plásticas) ¿se le estaría homenajeando como un “vanguardista” en lugar de cómo "problemático"? Algunos estudiosos -Kobena Mercer, Michael Awkward y David Yuan- han ofrecido lecturas de transformaciones faciales de Jackson que se mueven en la dirección de este tipo de análisis, no calificándolo completamente como "arte", pero sugiriendo que su rostro se convirtió en una máscara en constante cambio, una superficie sobre la que escribió su fama, que fue mucho más allá de lo que hubiera sido necesario para entenderlo como blanco. Los estudiosos apenas han arañado la superficie de estas cuestiones y dejaron de escribir sobre ellas mucho antes de la muerte de Jackson, la última década de su vida no ha sido considerada en absoluto.

Su matrimonio con Lisa Marie Presley en 1994 fue, en opinión de una amplia mayoría, un truco publicitario. Un modo de reparar los daños que sufrió su imagen después de ser acusado de abuso sexual infantil en 1993 y para neutralizar rumores de que era gay. Pero cuando Jackson murió, Presley dijo una vez más lo mucho que lo amaba y lo difícil que había sido la decisión de dejarlo (se fue porque sentía que estaba perdiendo su identidad y no le gustaba la gente que le rodeaba). La incredulidad de que Jackson podría ser un objeto de deseo sexual, especialmente heterosexual, podía ser igualmente increíble para millones de sus fans que habitualmente hablan efusivamente en Internet sobre lo sexy que era, incluso en sus últimos años. Uno se pregunta por qué las opiniones de los fans no se han estudiado más en serio, o no se han tenido en cuenta en absoluto en la cobertura que los medios han hecho de él (salvo para reconocer la histeria general que siempre le rodeaba). Excepto que es, probablemente, demasiado amenazador para la masculinidad convencional, ¿Cuánta de esa prensa virulenta que cayó sobre Jackson ha venido de los (¿hombres?) que se sentían temerosos de su inescrutabilidad como ser sexuado y sexual?. En un artículo sobre la película Farinelli, el cantante castrado italiano del siglo XVIII que al parecer volvía locas a las mujeres con su brillante canto y su virtuosismo haciendo el amor, la musicóloga Ellen Harris extrae brevemente una comparación con Michael Jackson, dicha comparación sugiere una "potencialmente “peligrosa” y “exótica” sexualidad, una amenaza incluso más inquietante que si fuera abiertamente gay.

Que Jackson mostraba un cuerpo profundamente erótico en el escenario es indiscutible, aunque muchos críticos simplemente no lo reconocerán, o lo descartarán porque piensan que el marco heterosexual que puso alrededor de este cuerpo es una mentira. Este cuerpo erótico también fue problemático desde el punto de vista de los que nunca fueron muy capaces de aceptar a Jackson como un ser sexualizado y adulto. Si sólo hubiera mantenido la misma dulzura siendo adulto que mostraba cuando era un niño (en la forma que, por ejemplo, Donny Osmond logró hacerlo), todo habría estado bien. Sin embargo, un cuerpo que se movía como lo hacía el suyo en el escenario y en videos como Black or White o In the Closet, y la expresión de sentimientos adultos acerca de la raza y otros temas que eran a veces furibundos, era inquietante. Toda su producción como "adulto" (Dangerous, HIStory Continues, Blood on the Dance Floor, Invincible) a veces se desestimó, creo yo, por esta misma razón (están sin duda entre los discos más infravalorados de la música pop). La respuesta mojigata a su toque de entrepierna ha impedido un análisis serio y sofisticado de este gesto, y esta es sólo la punta del iceberg erótica en sus actuaciones (una de las pocas académicas en abordar el tema de su sexualidad es Cynthia Fuchs, pero su ensayo fue publicado hace catorce años). En cuanto a su biografía, que Jackson tuviera pocos amoríos públicos no descarta haberlos tenido privados, pero, tal vez más interesante, el hecho de que rara vez se vio con una amante en público es en sí bastante extraordinario. Como dijo un crítico, un hombre cuyo enfoque no está en el sexo es tan revolucionario como una mujer, como Madonna, que sí lo está. ¿Podría ser que las experiencias de su infancia realmente hicieron que quisiera enfocar sus energías como adulto en otras cosas? Y en un mundo donde hay un enfoque implacable en el sexo, ¿podríamos ver su falta de compromiso con este ante la opinión pública como liberal en lugar de trágico y su amor por las "cosas elementales", como dice en la canción "Childhood", como innovador?.

También hemos sabido a raíz de su muerte que era un padre/madre devoto y amoroso con sus tres hijos. Un vídeo emitido en la televisión estadounidense mostró al habitualmente delumbrante Rey del Pop haciendo algo tan mundano como limpiarle la nariz a su hijo (maquillado completamente, eso sí), recogiendo un rompecabezas mientras canta junto a sus dos hijos mayores, se le ve enseñándoles a bailar "El Wiggle", y le dijo a su hijo en su cumpleaños que podía ser lo que quisiera ser en su vida.

Los amigos y colegas dieron testimonio sobre lo bueno que era en la crianza de los hijos, lo bien educados y cariñosos que eran sus hijos. Existe el rumor de que él no es el padre biológico de los niños, porque algunos piensan que no se parecen lo suficiente a él (es decir, por lo que yo puedo decir, que no son lo suficientemente negros), pero tal vez esto es sólo una manera de castrar aún más a alguien cuya masculinidad siempre ha sido vista como problemática. A pesar de que algunos hombres están más involucrados en el cuidado de los niños en Occidente de lo que lo eran anteriormente, todavía es raro que un hombre sea el único padre de unos niños, especialmente y por propia decisión, las mujeres solteras tienen bebés, sí, los hombres solteros, no tanto. Después de su divorcio de Presley, cuando sus sueños de tener hijos parecían destrozados, afirmó haber quedado tan devastado que caminaba por su casa acunando muñecas. ¿Qué hombre quiere experimentar la paternidad hasa ese punto? Este es, de hecho, el comportamiento de una madre. Si hubiera sido una mujer que quería tener hijos tan intensamente, habría habido una amplia simpatía por este deseo y elogios por sus esfuerzos como madre soltera.

¿Y si, simplemente lo que le gustaba era estar rodeado de niños, le gustaba ayudar a los que estaban enfermos o eran pobres (el alcance de su trabajo benéfico con los niños es incomparable al de cualquier otra celebridad), y actuar como un niño él mismo, sin hacer daño a nadie?. En ambas ocasiones en que Jackson fue acusado de abusar sexualmente de un niño, la evidencia de delito era poco probable (y en algunos casos francamente ridícula) mientras que la evidencia de que estaba siendo extorsionado por dinero era fuerte. La periodista Afrodita Jones, quien comenzó a informar sobre el juicio de 2005 convencida de la culpabilidad de Jackson y lista para colgarlo, terminó, sin embargo, junto con muchos otros periodistas que se sentaron en la sala, convencida de su inocencia. Jones repasa los acontecimientos del juicio en su libro Conspiración contra Michael Jackson. El dinero que se ganaron mediante reportajes escabrosos que pintaron a Jackson como un bicho raro (un poco más), por no decir nada de lo que un veredicto de culpabilidad habría traído, mantuvo a la prensa alejada de dar cualquier tipo de visión equilibrada del juicio. Tampoco está claro si la raza podría haber jugado un papel en la acusación de Jackson, pero él no estaba ciertamente equivocado cuando dijo en una entrevista con Jessie Jackson que la acusación a inocentes es "un patrón entre las luminarias negras en [los Estados Unidos]. "Jones, a quien le fue concedido acceso a documentos de la corte después del juicio con el fin de escribir su libro, informa no sólo del testimonio salvajemente inconsistente del denunciante y su familia, la mayor parte del mismo en contradicción con otros testigos, sino también la de otros niños que se juntaban en la casa de Jackson, que la describen como un paraíso para los niños: jugar con grandes juegos, y con su héroe, Michael Jackson, hasta caer en algún lugar y dormir hartos de diversión.

Por último, permítanme volver al trabajo. Cuando Jackson murió, estaba en las etapas finales de la preparación de un nuevo espectáculo en directo, una reaparición después de doce años de estar fuera de los escenarios. Había vendido cincuenta shows en el O2 Arena de Londres, testimonio de lo mucho que la gente se preocupaba por él aún como artista (los periódicos informaron de que dos millones de personas trataron de comprar boletos de pre-venta en menos de un día). Los ensayos para estos shows fueron filmados y cuatro meses después de su muerte, el documental de Michael Jackson, This Is It, reconstruido a partir de las filmaciones, se estrenó en los cines de todo el mundo. La película fue aclamada por la crítica y vista ampliamente, recaudando más de 200 millones de dólares en las dos primeras semanas en que se proyectó. Representa a un Jackson vibrante, ensayando algunas de sus canciones más conocidas, la espléndida voz en buena forma, un cuerpo de 50 años de edad realizando una coreografía con la misma facilidad y gracia que si tuviera veinte o incluso treinta años menos (al igual que todo lo demás en la vida de Jackson, esta película no está exenta de controversia, un sentimiento de que la imagen saludable que transmite fue manipulada, pero es difícil discutir sobre su actuación en la película, o lo feliz que parece estar haciéndolo otra vez). Y es más, vemos a Jackson, quien rara vez habló a su público, o en entrevistas, dando instrucciones a sus músicos, interactuando con ellos y sus bailarines de una manera suave, respetuosa, y en ocasiones encantadoramente divertido, similar a la forma en que sus muchos colaboradores a lo largo de los años dicen que se relacionó con ellos. La película y el regreso a sus audios y vídeos por tantas personas, está sirviendo para equilibrar el sensacionalismo de los medios, centrándose de nuevo en su brillantez como músico y artista. Viendo la película y al sumergirme en la obra de su vida me obliga a preguntar por qué se ha escrito tan poca cosa de calidad sobre él, no hay ni siquiera una biografía crítica digna, por no hablar de muchos análisis penetrantes sobre su trabajo (ninguno tiene que ver con el sonido). En ese homenaje de MTV, Madonna también dijo con su característica franqueza que, cuando Jackson sufrió una “caza de brujas” por los medios de comunicación y otros, "nosotros lo abandonamos." Como estudiosa de la música popular me siento parte de ese "nosotros". La muerte de Michael Jackson presenta una oportunidad para reflexionar sobre por qué permitimos que algunos artistas muy importantes se conviertan en invisibles mientras le prestamos tanta atención a otros, ¿Por qué no desafiamos con más fuerza, y con compasión, las representaciones mediáticas de los artistas de la música popular que son odiados por ser diferentes?. Necesitamos poner nuestras considerables habilidades a trabajar en el análisis tanto de la vida de Jackson como de su importante obra y, en ese proceso, considerar cuánta de nuestra apatía ha surgido de nuestra propia incomodidad con su diferencia.

 

 


.

.

 

   


Ir a
:

Página indice de La Verdad...

Ir a página principal