Superposición del sitio

Los Sonidos y la Música de Neverland Ranch

Neverland Valley Ranch, no solo se convirtió en un paraíso por su belleza natural, sino por todos los aditamentos que a través de los años le fuera agregando Michael Jackson, tanto producto de su imaginación, como la cooperación artística y técnica de distintas personales a quienes le pidió su apoyo.

Uno de los elegidos fue Brad Sundberg, ingeniero de sonido de los principales álbumes de Michael Jackson, quien además a temprano tiempo recibió el pedido de Michael para que lo ayudase en su rancho en todo lo que tenía que ver al sonido y la música.

Cuenta Brad Sundberg: “Conocí a Michael durante las sesiones de Captain EO en Westlake Studios, donde yo era parte del equipo de ingenieros, y nos hicimos amigos. Con el tiempo me convertí en su director técnico en algunos proyectos notables.

EL PRIMER PROYECTO:

La primera vez que visité Neverland Ranch probablemente fue alrededor de 1988. Michael lo había comprado recientemente y quería algo de música en su habitación, así que hice un largo viaje.

El guardia me dejó entrar a la propiedad y encontré la casa rodeada por un enorme dosel de árboles. Allí conocí a Norma, mientras Michael viajaba. Norma era la asistente personal de Michael y dirigía la oficina. “Michael quiere poner música en su habitación y quiere que tú lo hagas. Tiene este estéreo pero no le gusta porque es demasiado complicado.

Michael estaba acostumbrado a los estudios de grabación, donde hay una perilla redonda generalmente justo a la derecha del centro de la consola. Esa perilla generalmente está etiquetada como “Nivel” o “Monitores”, y es donde puedes ponerlo a 11 y hacer estallar los parlantes. A él le gusta esa perilla grande.

Miré alrededor de la habitación, y se parecía mucho a su salón en el estudio. Imágenes de Shirley Temple y Charlie Chaplin, y cajas de cintas, películas, sobres, recuerdos de Hollywood, dibujos y regalos de sus seguidores.

La fotografía muestra los parlantes instalados por Brad Sundberg en el dormitorio de MJ

Me tomó un par de minutos, pero descubrí el funcionamiento del equipo, pero sabía que podía construir algo más grande, más ruidoso, más impactante y más fácil de usar. Así que tomé algunas notas mentales y se me ocurrieron ideas para ocultar los cables de los altavoces. Me metí debajo de la cama (en serio) y revisé el armario para asegurarme de que podía perforar agujeros y no causar daños importantes. Y ese fue el final de mi reunión.

Una vez de regreso a casa tuve que idear un diseño y un precio. No había internet. No existía Google. No existía Amazon.

En lugar de eso, hice algunos viajes rápidos a algunas de mis tiendas favoritas de equipos de música, y decidí instalar un sistema basado en una perilla de volumen muy grande. Utilicé una combinación de equipo profesional y de uso doméstico, incluido un par de monitores Westlake (altavoces) que monté en brazos grandes a cada lado de su cama, para que pudiera ponérselos como auriculares gigantes si quisiera. (¿Recuerdas que me metí debajo de la cama?. Por eso.)

En pocas palabras, le encantaba el sistema. Era fácil de usar, sonaba fuerte y sorprendente, y era único en su tipo. Y así empezó mi viaje a Neverland Ranch.

Sabía que podía pedirme que pusiera música en cualquier lugar y en cualquier cosa, y lo haría según sus estándares. Cada desafío se volvió más y más interesante.

Tenía quizás 24 años cuando me pidió que construyera su sistema de dormitorio. No sabía que seguiría viajando a Neverland durante casi dos décadas más para ayudar a darle vida a su increíble rancho.

UN CAMPO DE ENTRENAMIENTO:

Michael y yo estábamos muy cómodos el uno con el otro en el estudio, pero el hecho de que yo hiciera proyectos en Neverland inició un capítulo completamente nuevo en mi vida. Me desafiaba a descubrir cómo poner música en todo, desde un carruaje tirado por caballos hasta un tren de vapor de tamaño completo, y todo lo demás. Neverland fue mi campo de entrenamiento.

Si bien me resultaría imposible construir un sistema de concierto completo en cada rincón del rancho de 2800 acres, hice lo mejor que pude. Así que estos proyectos musicales de Neverland fueron de gran escala y algo que tomé muy en serio con cada nuevo desafío.

Parlante disimulado en una pequeña casa de pájaros en los árboles

Y el rancho siguió creciendo y creciendo.

Si caminas por las distintas secciones de un parque de Disney, escucharás cómo la música y los sonidos cambian para reflejar el estado de ánimo de ese lugar en particular. Hicimos lo mismo en Neverland, usando música y efectos de sonido para crear un ambiente para los invitados. Incluso teníamos diferentes líneas de música y efectos para el día y la noche. Cada canción fue elegida por Michael personalmente. Escuchaba mis ideas y a menudo estaba de acuerdo, excepto cuando le sugería algunas de sus propias canciones. Eso no estaba permitido.

Era bastante común que Michael me llamara y me contara sobre un nuevo proyecto, o a veces la llamada provenía del contratista general o su asistente y luego comenzaba el proceso de diseño, propuesta e instalación. Excepto una vez.

Una de las primeras atracciones que se creó en Neverland fue la Noria. Michael quería música en la noria, como en todas las demás atracciones. Le encantaron los sistemas que le instalamos en el Carrusel, los Autos Chocones y el Dragón Marino, así que volvió a preguntar sobre la Noria.

Intenté repetidamente diseñar un sistema donde pudiera llevar música a cada carro, pero tender cables era prácticamente imposible. La siguiente solución obvia es hacer algo de forma inalámbrica con baterías, cargadores y transmisores, lo que incluso en las mejores circunstancias requeriría un mantenimiento extremadamente alto en esa época.

Así que la Noria estaba ganando esta batalla de voluntades. Caminaba solo por esa parte del parque a altas horas de la noche con música proveniente de todas partes excepto de la Noria. Una noche monté solo, tratando de pensar en cómo ponerle música.

Desde lo alto de la rueda podía ver todo el parque hasta el zoológico más arriba en el valle, así como las decenas de miles de luces parpadeantes que cubrían cada rama de los enormes robles de California a lo largo del valle y las colinas.

Podía oler esa mezcla única de ganado, viñedos, hierba y máquinas. Podía escuchar música de todas las otras atracciones repartidas por todo el parque, cada una tocando su propia canción. Además, habíamos instalado decenas de parlantes escondidos que reproducían selecciones de Debussy, Disney y selecciones de bandas sonoras (todas elegidas personalmente por Michael) a lo largo de los senderos, arbustos y jardines ornamentales personalizados.

La siguiente vez que vi a Michael le dije que la noria era perfecta tal como estaba, sin su propia música, porque era el único lugar del parque donde se podía ver y oír todo.

Afortunadamente, estuvo de acuerdo. Y finalmente pude dejarla ir.

EL GRAN PORTÓN DE INGRESO:

La estructura de la puerta de ingreso fue un proyecto increíblemente complejo. El letrero de “Neverland” estaba lleno de fibra óptica, que tenía que cobrar vida cuando se acercaba un automóvil. Toda el área estaba llena de parlantes con calidad de concierto y unos 20.000 vatios de potencia. Irónicamente, este era el sistema de música más grande del rancho. Michael quería que fuera lo suficientemente alto como para “sacudir un autobús”, en sus palabras. Lo era. El pequeño edificio de la izquierda fue construido principalmente para contener todos los componentes electrónicos, amplificadores, sistema de control, etc.

La puerta, a su manera, era una obra de arte visual, mecánica y musical. Cuando terminamos la instalación de la puerta, Michael salió a escucharla.

Realmente construyó Neverland para los niños, los niños del mundo. Simplemente no hay manera de que todos los niños del mundo puedan experimentar Neverland, pero lo diré, y esto es algo que me apasiona mucho… casi… lo he visto de primera mano, cuando Michael tenía pequeños allí, ya sabes, enfermos. Niños, niños de Make-a-Wish, Neverland era un lugar increíble, pero además de eso, Michael dio su tiempo y estaba allí dando el recorrido. Estaría conduciendo el carrito de golf y contando chistes a los niños. Estaría en medio de una pelea de globos de agua. Él estaba en las atracciones, ya sabes, diciéndole al operador que fuera cada vez más rápido.

Michael tenía un carro incorporado en el carrusel para niños que no eran lo suficientemente fuertes como para sentarse en un caballo o en uno de los animales, así que simplemente podías ponerlos en un banco y podían subirse al paseo. Eso era la vida real.

LA MÚSICA DE NEVERLAND RANCH:

En mi seminario adicional “The Tour Of Neverland” cuento la historia completa de Neverland y cómo creamos el “Paisaje sonoro” (grillos, pájaros, ranas + música) que los invitados escucharían en el Rancho.

Al escuchar después de mucho tiempo el disco compacto “The Neverland Collection Vol I”, pude ver nuevamente las fuentes, las casas de huéspedes y las flores en mi mente. Puedo recordar dónde colocamos cada altavoz de roca alrededor del lago. Recuerdo que Michael me llamó con la lista de canciones que quería, en el orden exacto.

La música suena y me recuerda los rostros de los invitados, trabajadores y personal del Rancho.

Es curioso, porque para mí Neverland es muchas cosas. Sí, era hermoso y estaba bien cuidado, pero también requirió mucho trabajo. ¡Trabajo duro!

Disco compacto original de Brad Sundberg usado en Neverland Ranch para ambientar los grandes exteriores.

Pasar cables de altavoces a través de estanques. Llevar altavoces a las laderas y pasar cables a través de kilómetros de conductos. Solicitar circuitos más grandes a los electricistas porque Michael quería amplificadores más grandes para que la música pudiera sonar más fuerte.

La música tenía que estar puesta exactamente al volumen adecuado y la lista de reproducción no debía ser alterada.

Recuerdo caminar alrededor del lago con Michael una noche mientras sonaba mi música, el césped se veía increíble, todo estaba “bien”, y él se detuvo y escuchó la música. Cerró los ojos durante varios segundos y se quedó quieto. Luego respiró hondo y se puso de puntillas… ¡y dejó escapar un fuerte grito, a todo pulmón!.

Abrió los ojos, me miró y dijo: “¿La música nunca te afecta de esa manera, Brad? ¿Donde no puedes simplemente escuchar, sino que tienes que responder de alguna manera?”.

Y fue increíble no sólo ver cómo le afectó, sino también lo cómodo que se sentía expresando su amor por la composición.

Volumen 1 de la Colección de la música seleccionada por Michael Jackson para ser escuchada en Neverland Ranch

Volumen 2 de la Colección de la música seleccionada por Michael Jackson para ser escuchada en Neverland Ranch

KATHERINE, LA LOCOMOTORA:

Había estado ayudando a Michael con innumerables proyectos relacionados con la música en Neverland Ranch desde que lo compró en 1987, pero esa noche en particular hacía frío. Tanto frío que se podía ver tu respiración.

Neverland estaba ubicado a un par de horas al noroeste de Los Ángeles, por lo que no hacía mucho frío como en Minnesota, pero la noche en que monté en Katherine por primera vez hacía un frío memorable.

Muchas semanas antes me encontraba en la ciudad de Mt Pleasant, Iowa que tiene una historia ferroviaria muy respetada y alberga una instalación llamada “Shop Services”, que forma parte del Midwest Central Railroad. Michael nos envió a mí y a mi asistente a trabajar en el tren con el equipo de Shop Services, y era un lugar extraordinario. A veces el ruido era como el de una fábrica, con enormes locomotoras trabajando. Algunas de las personas más hábiles que jamás había conocido utilizaban soldadores, taladros y martillos. Tomaban algo que parecía estar camino a una planta de reciclaje y lo convertían en una hermosa máquina.

Michael también envió a los electricistas del rancho, ya que sabían exactamente lo que quería. Hubo pintores y artesanos que trabajaron juntos para tomar este increíble tren y convertirlo en algo espectacular.

Mi trabajo era la música y había diseñado un sistema de sonido atronador con ocho parlantes y tres subwoofers por vagón.

Tuvimos que montar cada altavoz en una estructura de acero y pasar con cuidado los cables de los altavoces para que no se vieran ni se dañaran.

Tuvimos que fabricar conectores personalizados para ir entre cada vagón, ya que se trata de un tren. Todo era pesado y perforar placas de acero era algo en lo que no era exactamente un experto, pero los empleados de Shop Services intervinieron y ayudaron en cada paso del camino.

Creo que teníamos poco menos de dos semanas en Mt. Pleasant, con una montaña de trabajo por terminar. Faltaban unas semanas para Navidad y hubo algunas mañanas con una ligera capa de nieve; afortunadamente, la tienda tenía calentadores enormes para mantenernos calientes.

Les ahorraré los interminables detalles técnicos, pero logramos usar un enorme acondicionador de energía para “limpiar” la electricidad y un rack de dispositivos de reproducción, ecualizadores, un mezclador y amplificadores increíblemente potentes para impulsar unos 18 parlantes y seis subwoofers.

Olvidé contarte un detalle curioso: a principios de los 90, Sony introdujo algo llamado MIniDisc e instalé uno en el tren como una de las opciones de reproducción.

Terminamos nuestro trabajo, al igual que los electricistas, y todos regresamos a casa mientras Katherine pasaba por las etapas finales de pintura y pulido.

Pasaron las semanas y estaba ocupado con otros proyectos cuando sonó el teléfono. Era uno de los miembros del equipo de Neverland quien me hizo saber que iban a entregar el Katherine y Michael quería que estuviera allí para probar todo y enseñarle al equipo cómo usar mi sistema de música.

Era la primera vez que veía la locomotora y los vagones desde Mt. Pleasant y tenía un aspecto fantástico, casi majestuoso.

Estaba iluminada con miles de lucecitas que los electricistas habían instalado y Big Al estaba aprendiendo a manejarla. Algunos de los chicos de Shop Services habían viajado en avión para probar el tren y enseñar a los técnicos de Neverland todas las cosas que necesitaban saber. Me estaba imaginando a estos tipos duros del tren atravesando las puertas de Neverland por primera vez y lo que debían haber estado pensando.

Subí a bordo y fui directamente a mi sistema de música y comencé a encenderlo y a probarlo. Había creado un minidisc específicamente para y con Michael: “The Neverland Collection”. Era música seleccionada personalmente por él, en un orden muy específico.

Cuando mi esposa y yo nos casamos, queríamos intentar ser “adultos” cuando invitábamos a cenar a nuestros amigos, así que compramos un CD llamado “The French Album” de CBS Masterworks Dinner Classics.

Puse ese álbum en Neverland varias veces, Michael lo escuchó y le encantaron algunas de sus canciones. Es básicamente música clásica “accesible”. Entonces me pidió que creara algunos CD personalizados de algunas de sus bandas sonoras de películas y clásicas favoritas para reproducirlas en todo Neverland. Y varias canciones de nuestro pequeño “Álbum Francés” formaron parte de esas listas de reproducción.

El vapor silbaba desde las distintas partes del motor, junto con todos esos increíbles sonidos de golpes y resoplidos que hacen las locomotoras mientras esperan para comenzar a moverse. ¡Ella quería rodar!.

Puse la música, puse el volumen y caminé en el tren.

No quería que mi música estuviera tan alta como para distraerme de los hermosos sonidos que produce naturalmente un tren. Quería que Katherine fuera la estrella y que mi música fuera uno de los puntos a seguir, haciendo que la estrella se viera lo mejor posible.

Se habló mucho, se señaló y se comprobó, pero pronto llegó el momento de realizar la prueba.

Sinceramente, no recuerdo cuándo llegó Michael, pero estaba radiante y riendo de emoción. Me senté cerca de él y el tren salió suavemente de la estación.

De alguna manera había mantas sobre algunos de los bancos. El equipo de Neverland fue insuperable a la hora de anticipar cualquier necesidad, y las mantas fueron un ejemplo perfecto.

El tren hacía mucho ruido, especialmente las ruedas de la vía, que emitían interminables chirridos de acero contra acero. Los empleados de Shop Services explicaron que eso disminuiría con el tiempo y la pista se calmó y todo empezó a suavizarse.

Mi música siguió sonando.

A medida que llegamos a la parte trasera del rancho, recuerdo lo oscuro que estaba, pero el tren estaba iluminado, cálido y acogedor. Rodeamos el circuito posterior y el ruido fue aún más fuerte.

Retrocedimos a lo largo del valle, con las luces de los árboles y el parque de diversiones a la vista. Mi música siguió sonando.

Las atracciones estaban iluminadas como una feria del condado. El aire estaba helado. El tren silbaba y traqueteaba. El chirrido de las ruedas disminuía y se desvanecía en el fondo. Las luces del tren brillaban. La música sonaba perfecta. Michael reía.

Fue pura magia. Estar allí, en esa fría noche, era el mejor lugar del mundo en ese momento.

Dimos algunas vueltas más antes de que Katherine se detuviera lentamente en la estación y llegara el momento de bajarse.

Lo curioso de un tren tan bonito como ese es que quieres montarte en él, pero también quieres verlo desde unos pasos atrás. La locomotora era magnífica.

La música siguió sonando, pero nos bajamos. Había más trabajo que hacer otro día, pero ya era hora de volver a casa.

Recibí un fuerte abrazo de gratitud por parte de Michael y caminé de regreso a mi auto.

Katherine había encontrado un nuevo hogar donde sería amada durante muchos años y Michael estaba feliz. Un momento en el tiempo. Un trabajo bien hecho.

La combinación de los sonidos de la máquina de vapor, el silbido, las ruedas, los coches empujándose, los resortes y las pistas, todo se mezclaba perfectamente con mi música.

Todavía puedo escuchar esas ruedas.
Todavía puedo sentir ese aire húmedo y frío.
Todavía puedo oler el vapor que sale de ese hermoso motor. Y todavía puedo ver la sonrisa en el rostro de Michael y escucharlo decir cuánto amaba la forma en que sonaba.

Era más que un simple tren.
Fue un trabajo de amor y estoy orgulloso de tener una pequeña parte de ello.

LOS AUTOS CHOCADORES:

Fue durante mis primeros años que creo que mis padres me llevaron a la Feria Estatal de Minnesota y comenzó mi amor por todo lo relacionado con el carnaval y los parques de diversiones. No me cansaba de las ferias estatales, los parques de diversiones, las ferias del condado, etc.

Con el tiempo me uní al equipo de Michael para ser asistente en el álbum “Bad” y mi amistad con Michael creció. Días largos, sesiones locas, músicos increíbles: era mi propio parque de atracciones musical para disfrutar.

Michael sabía que yo amaba Disney y hablábamos de nuevas atracciones e incluso de las estatuas; a él le encantaban las estatuas y los adornos ornamentales. Siempre quise que me acompañara en uno de nuestros paseos del domingo por la noche, pero nunca sucedió.

De todos modos, Neverland crecía casi semana a semana. Nuevos edificios, más altavoces, más luces, más camiones de hormigón, más cables… y así siguió.

No recuerdo la cronología exacta, pero algún tiempo después del hermoso carrusel y la noria, se niveló y plantó un terreno gigante para los autos chocadores.

Cuando “Chance Rides” instaló los autos chocadores en Neverland, Michael me pidió que me divirtiera con ellos. Construimos un sistema de sonido monstruoso (creo que era capaz de producir alrededor de 10.000 vatios) y trajimos máquinas de humo, luces estroboscópicas, luces negras y… bolas de discoteca.

Se cargaron los autos y los probamos. Fueron rápido. Como muy rápido.

Encendimos la música, el humo y las luces, y llegó la hora del espectáculo.

Si nunca has montado en autos chocadores donde la música está tan alta que casi no puedes oírte reír, y el humo es tan espeso que no puedes ver que Michael Jackson está a punto de estrellarse contra tu auto, y la sacudida te hará preguntarte si mañana dejará un hematoma; entonces mi descripción simple omitirá gran parte de la intensidad, pero fue una locura.

Realmente no había ningún lugar como este.

Copyright © 2024 . Todos los derechos reservados. | Catch Vogue por Catch Themes
error: La Corte del Rey del Pop