Superposición del sitio

The Greatest Night In Pop

El conmovedor himno “We Are the World” y los secretos de su creación son revelados en documental de Netflix de 1 hora 36 minutos de duración.

Estreno Festival de Cine Sundance 19 de Enero de 2024

Netflix estreno 29 de Enero de 2024.

INTRODUCCIÓN:

Como era de esperar, el documental narra la creación de la exitosa canción de principio a fin, así como la pesadilla que fue sincronizar la agenda de decenas de artistas. Sin embargo, es fácil entender cómo todos estaban dispuestos a participar.

El documental “The Greatest Night in Pop” (La mejor noche del Pop) se centra en la creación y grabación de la canción “We Are the World”, ideada para recaudar fondos que combatan el hambre en África.

Lionel Richie, quien actúa como presentador y productor del documental, regresa al estudio de grabación A&M de Hollywood, donde todos se reunieron el 25 de enero de 1985. Con la ayuda de colegas como Kenny Loggins, Huey Lewis, Cyndi Lauper, Smokey Robinson, Sheila E. y Dionne Warwick, construye la increíble historia de cómo surgió la canción.

Cada uno de los sujetos de la entrevista aporta perspectivas interesantes y anécdotas interesantes, muchas de las cuales describen al productor musical Quincy Jones, que no participa en el documental, como alguien brillante, paciente y ambicioso. Pero como Richie participó en el sencillo desde el principio y lo coescribió con Michael Jackson, él carga con gran parte de la historia.

De acuerdo al propio relato de Richie se suponía que sólo cuatro nombres aparecerían en ‘We Are the World’: Lionel Richie, Michael Jackson, Stevie Wonder y Quincy Jones. Sin embargo, gracias a los esfuerzos del ex-manager de Richie, Ken Kragen, más de 40 artistas fueron parte de este proyecto.

Antes de que Michael Jackson y Lionel Richie compusieran “We Are the World”, se encerraron en el estudio para escuchar decenas de himnos nacionales. El objetivo era lograr una pieza majestuosa, la más grande jamás creada.

Dirigido por Bao Nguyen, el proyecto invita a revivir la icónica reunión. En aquel entonces, el desafío era monumental: reunir a un elenco estelar de músicos en un estudio de Los Ángeles. El exitoso resultado vendió al menos ocho millones de copias solo en Estados Unidos, recaudando un aproximado de 147 millones de dólares alrededor del mundo.

Mirando hacia atrás todos estos años después, es una especie de milagro que, en los días anteriores a los mensajes de texto y correos electrónicos, cuando había que comunicarse por fax, mensajería instantánea y llamadas a teléfonos fijos, tantos artistas que estaban acostumbrados a ser la estrella más grande de la sala acordaran reunirse con relativamente poca antelación y encontrar un camino para grabar uno de los sencillos más impactantes en la historia de la música.

LA HISTORIA:

Ken Kragen, manager de Lionel Richie decidió, que estando todos en Los Ángeles para la entrega de los premios American Music Awards, ese sería el lugar y momento perfecto para que todos grabaran la canción.

“Todo parecía genial, excepto una cosa. Michael y yo no sabíamos nada de eso. Kragen estaba llamando a la gente y planificando. Y Michael y yo estamos pasando el mejor momento…” cuenta Lionel Richie… “Recibí una llamada telefónica aterradora el segundo día de la reunión con Jackson, que decía que los otros cantantes vendrían la noche de los AMA. Kragen, ¡faltan dos semanas para eso! No tenemos una canción. Lo único que oíamos era: “Bueno, estamos añadiendo más personas”. ¿Estás agregando más personas a qué? Me encantaría decirles que estábamos concentrados. Pero esto era como intentar que dos niños de 3 años se sentaran y se concentraran…”

Es especialmente agridulce porque “Michael no está aquí”, añade en la actualidad Lionel Richie. “Debería haber otro tipo sentado. Lo necesito aquí para contarles las partes divertidas porque en todo esto, éramos solo dos creativos pasando el mejor momento de nuestras vidas sacando provecho del universo”.

Cuando los artistas entraron al estudio de grabación esa noche, todos fueron recibidos por un letrero que decía: “Dejen sus egos en la puerta”. Fue Quincy Jones quien puso el letrero.

Otra parte de toda esta ecuación: tenemos solos que se van a interpretar. ¿Quién hace los solos y en qué tono pueden cantar?. Entonces antes de grabar, tuvimos una reunión en mi casa y pusimos un abanico de los nombres de los artistas en el suelo. Trajimos al productor musical Tom Bähler. Ha escuchado los discos de todos y ha descubierto en qué tono pueden cantar todos. “Está bien, Cyndi Lauper va a cantar aquí, Lionel, empezarás con Stevie Wonder aquí abajo”- comenta Lionel Richie.

Hubo otro punto que llamó mi atención. Dije: “Está bien, ¿los llevaremos a la cabina de grabación uno por uno para que graben sus partes?”. Y Quincy dijo: “No, no, no. Hacemos un semicírculo y los ponemos uno frente al otro”. Le dije: “¿Vas a hacer que todos entren a la sala, se miren unos a otros y canten su parte?”. Él dijo: “Eso es correcto.

THE GREATEST NIGHT IN POP:

Como era de esperar, el documental “The Greatest Night in Pop” cambia a una velocidad mucho más alta durante su segunda mitad, que se dedica casi exclusivamente a la sesión maratónica de grabación. Es entrañable ver a Michael, Richie y Jones trabajar horas extras para mantener bajo control a docenas de los egos más grandes del mundo del espectáculo, y aunque todos en la sala sabían que estaban siendo filmados para el video musical, la sesión fue tan larga y agotadora que la mayoría de estas celebridades finalmente bajaron la guardia. De ahí las imágenes que tenemos de Bob Dylan luciendo profundamente incómodo mientras intenta descubrir qué diablos está haciendo allí, y de Waylon Jennings excusándose xenófobamente de la habitación después de que Stevie Wonder sugiriera que una de las letras debería cantarse en swahili. Al final de la noche, quedan tan pocas pretensiones entre estas grandes estrellas que las vemos pidiéndose autógrafos entre sí.

Los productores de archivos revisaron unas 50 horas de metraje que se había filmado para un especial de televisión, así como grabaciones de audio realizadas por un periodista de la revista Life que estuvo allí esa noche.

EL DOCUMENTAL POR SU DIRECTOR:

Palabras del director del documental Bao Nguyen: “Me complace anunciar que mi última película, “LA GRAN NOCHE DEL POP”, tendrá su estreno mundial en el Festival de Cine de Sundance de 2024, seguido de un estreno mundial en @netflix el 29 de enero!.
Nacida en medio de la pandemia de Covid-19, esta película profundiza en la notable e improbable génesis de la icónica canción “We Are the World”, escrita por Michael Jackson y Lionel Richie, producida por Quincy Jones y protagonizada por algunos de los mayores iconos musicales de la historia y de cualquier generación.

El compromiso de todos ha sido la piedra angular de este viaje, y encarna la sabiduría de Harry Belafonte de que los artistas tienen el poder de fomentar el cambio. No puedo esperar para compartir esta película con el mundo!.

Como dice Bob Dylan en nuestra película: “Debo estar en un sueño”. Nuestro equipo de filmación no podría haber imaginado un mejor debut con una sala llena de alegría, risas y lágrimas en el festival de cine Sundance. Hasta ahora ha sido un festival absolutamente increíble, con tanta gente parándonos en la calle que les encantó la película.

En el cine, un oficio que tengo el privilegio de practicar, la esencia de la colaboración lo es todo. Este viaje, muy parecido a la realización de la canción “We Are the World”, requiere la dedicación y los talentos únicos de muchos.

“Realmente no sabía mucho sobre la realización de la canción”, admite el director de The Greatest Night in Pop, Bao Nguyen. “Simplemente haces estas suposiciones sobre cómo se hacen las cosas porque simplemente sucede. Pero cuando piensas ahora en 46 grandes artistas que se unen para hacer eso, sería realmente imposible que eso suceda ahora”.

“Toda la presión y todos estos pequeños momentos cuando estaban haciendo esta canción, pensé, esto es extraordinario. Diría especialmente poder acceder al metraje de archivo y ver todo este material. Es por eso que pusimos la mayor parte en la película, en términos de vulnerabilidad y de cómo muchos de estos artistas estaban nerviosos, realmente nerviosos.”

“Simplemente asumes que estos iconos son las personas más geniales en cualquier habitación en la que entren. Pero cuando sabes que vas a entrar a la habitación y Ray Charles entra en la habitación, Stevie Wonder, Michael Jackson, Bruce Springsteen, Bob Dylan, la lista puede continuar, eso cambia las cosas, humaniza a todos.”

“Durante la pandemia estuve en Vietnam para visitar a mis padres. Entré en un taxi con un taxista que puso un CD y la primera canción que sonó fue “We Are the World”. Fue justo en ese momento en el que supe que esta canción tenía una resonancia global y que mucha gente tiene una conexión personal con ella. Fue entonces cuando decidí hacer esta película, fue un momento conmovedor para mí darme cuenta de que esta canción realmente conmovió a personas de todo el mundo cuando salió y todavía lo hace hoy.”

“Esta película surgió de la pandemia, cuando todos estábamos atrapados en nuestro propio mundo. Sentí que necesitaba algo que nos uniera como mundo. Qué mejor tipo de historia para contar que “Somos el mundo” cuando vivimos en tiempos tan divisivos y polarizados. Ver de nuevo todos estos increíbles talentos entrar juntos en una habitación y hacer algo que valga la pena fue simplemente reconfortante. Fue sincero.”

LA CRITICA:

La buena noticia es que rompe en gran medida la tendencia de los documentales de rock mediocres a través de la especificidad, siendo mejor cuando es granular en el proceso de grabación, incluyendo algunos casi errores líricos, algunos conflictos de personalidad en la sala.

“The Greatest Night in Pop” busca una versión más relajada y de celebración de la energía y su filmación de la sesión de grabación de ese tema que duró toda la noche. Básicamente, Nguyen lo consigue. Su documental es aireado y divertido, y si bien narra bien la noche, gracias en gran parte a la fantástica narración de Richie, tiene el buen sentido de apartarse del camino de las personalidades que realmente estaban en la habitación. Este enfoque impide que sea un documental realmente genial: rara vez agrega mucho contexto a las imágenes que estamos viendo, más allá de la historia de fondo, y evita deliberadamente cualquier controversia o crítica incluso de las celebridades participantes más difíciles. Pero el enfoque de avance del metraje hace que todo sea tremendamente divertido de ver.

Ver a Bob Dylan lucir incómodo en un mar de caras famosas, a Stevie Wonder bromeando con Ray Charles o a Huey Lewis trabajando nerviosamente en una armonía es lo más cercano a la despreocupación que la mayoría de estas estrellas han estado jamás en una película. Es un documento fascinante. Y la forma en que cada segundo de ese metraje sigue siendo cautivador casi 40 años después es un testimonio del poder estelar puro, omnicomprensivo y absolutamente magnético que tienen todos los presentes en esa sala.

Cuando “We Are The World” se publicó, el 7 de marzo de 1985, se convirtió automáticamente en el super éxito global que estaba destinado a ser, pero la canción recibió criticas variadas. El más punzante fue la que le dedicó el reputado crítico musical Greil Marcus, quien advirtió que el tema se parecía demasiado a un jingle de Pepsi (compañía que, en aquel entonces, patrocinaba tanto a Jackson como a Richie). Era, desde luego, una canción muy fácil de ridiculizar por muchos motivos: su melodía almibarada y de coro eclesiástico, la visión imperialista de EE.UU como salvadores del mundo o que aquello fuese un parche caritativo que sirviese para lavar conciencias pero no se atreviese a ir a la raíz del problema del hambre ni a cuestionar la responsabilidad de los gobiernos y grandes empresas occidentales.

Pero aquí la frase clave la dice Bruce Springsteen en el documental: “La gente juzgaba a la canción estéticamente, pero solo era una herramienta con la que intentar algo”. En ese sentido, y siendo conscientes de la imposibilidad de revertir una situación estructural compleja, podemos atenuar el cinismo y resaltar que “We Are The World” cumplió su función. El single recaudó incluso más de lo esperado. Con ese dinero, se lanzaron más de 70 proyectos de recuperación y desarrollo en siete países africanos, que incluían ayuda en agricultura, pesca, gestión del agua, manufactura y reforestación. También se desarrollaron programas de formación y control de la natalidad, mientras que un 10% se dedicó para ayudar a los sin techo en EEUU.

Pero, incluso, a nivel de industria musical y cultura pop, esta historia nos hace reflexionar sobre otras muchas cosas. La primera, el cómo sus protagonistas –y el público- se arrogaron al pensamiento mágico, a la fe en la utopía de que una canción puede cambiar el mundo. Más aún: confiar en que un disco físico, un simple single, fuese capaz de vender tantas copias como para saciar el hambre en un continente. Fue toda una exhibición de fuerza por parte de la música pop, cuya relevancia social en aquel momento es muy difícil de visualizar hoy día. Y también, un ejemplo de humildad y colaboración horizontal y desinteresada –nadie cobró nada- entre músicos en la cúspide de sus carreras justo en el momento en que Ronald Reagan y Margaret Thatcher habían vuelto hegemónicos los valores individualistas y el liberalismo económico más cruel y exacerbado.

Aquella idea del pop como salvaguarda de la conciencia global alcanzaría un nuevo escalafón aquel mismo año con el macro concierto Live Aid y acabaría poniendo de moda los discos y festivales solidarios, que brotaron como setas a partir de entonces. Algunos salieron mejor que otros, pero, hoy día, “We Are The World” se mantiene entre los 10 singles más vendidos de todos los tiempos mientras que la página web de USA For Africa sigue activa, y recaudando dinero todavía.

GALERÍA FOTOGRÁFICA:

10 DATOS SOBRE “WE ARE THE WORLD”

10

El solo de Huey Lewis estaba originalmente destinado a Prince quien no formó parte de “We Are The World”.

Una de las principales revelaciones del documental es el gran interés que había por Prince, quien era uno de los artistas más populares en ese momento, pero se negó a involucrarse directamente a pesar de que algunas letras estaban escritas específicamente para él. Esas letras terminaron siendo para Huey Lewis hacia el final de la canción.

9

La serpiente mascota de Michael Jackson aterrorizó a Lionel Richie.

Lionel Richie recordó las primeras etapas del proceso de escritura con Michael Jackson. Recordó haber ido al estudio de Michael en su casa por primera vez, que tenía varios animales viviendo a su alrededor. Justo cuando Richie y Jackson estaban empezando a sentar las bases para el coro de “We Are The World”, Richie descubrió que la serpiente de Michael había estado silenciosamente presente en la habitación. Michael tomó esto como una buena señal de que la serpiente disfrutaba de su canto, lo que indica que estaban en el camino correcto como compositores.

8

Sheila E. sintió que estaba convocada solo para atraer a Prince

Sheila E. fue pareja y colaboradora musical de Prince desde hace mucho tiempo y estaba emocionada de ser parte de USA For Africa. Finalmente, a medida que avanzaba la sesión de grabación, Sheila E. comenzó a tener la sensación de que solo había sido invitada como enlace para involucrar a Prince en el proyecto, considerando que no le habían dado un papel solista en “Somos el Mundo”. A pesar de su desilusión personal, Sheila E. mantuvo el rumbo del proceso de grabación y se convirtió en parte de la innovadora canción.

7

Stevie Wonder ayudó a Bob Dylan a lograr su parte en solitario.

Bob Dylan parecía particularmente fuera de lugar, lo cual es irónico considerando su condición de figura icónica a quien muchos artistas en la sala, incluido Bruce Springsteen, admiraban. Durante las partes del coro, Dyaln parecía completamente perdido y no cantaba junto con el grupo. Cuando le llegó el turno a Dylan de cantar su parte solista, Stevie Wonder, que tenía una mente musical brillante y capacidad para imitar voces, ayudó a Dylan a sentirse cómodo al interpretar su parte e incluso logró que sonriera ampliamente al final del proceso.

6

Muchas de las estrellas casi no llegan a los estudios A&M en Los Ángeles.

El mayor dolor de cabeza fue lograr que todos llegaran allí. Muchos de los miembros de USA For Africa casi no lograron asistir a la sesión de grabación de una sola noche, y varias personas hicieron esfuerzos extraordinarios para llegar a tiempo. La mayoría de las estrellas habían asistido a los American Music Awards organizados por Lionel Richie esa noche y pudieron hacer un breve recorrido por la calle hasta el estudio. Otros, como Stevie Wonder y Bruce Springsteen, estaban en diferentes partes del país ese mismo día, pero aún pudieron llegar a tiempo para la histórica sesión de grabación.

5

Diana Ross se emocionó después de que terminó la sesión de grabación.

Ella también se entusiasmó por conocer a Daryl Hall en persona. Cuando se grabó “We Are The World” en marzo de 1985, Diana Ross se había convertido en una de las cantantes de Motown y R&B más importantes del país. Esto aún no le impidió fanfarronear por conocer a Daryl Hall mientras grababa en A&M Studios, como se muestra en The Greatest Night in Pop. Ross también fue la última persona en abandonar la sesión de grabación hasta altas horas de la madrugada, emocionándose porque no quería que la magia de la noche hubiera terminado.

4

Waylon Jennings se fue en medio de la grabación

Jennings no estuvo de acuerdo con una propuesta para cantar en suajili. Cuando Stevie Wonder propuso la idea de incluir algunas de las letras en swahili, Jennings lo tomó como una señal para irse, afirmando que un “buen chico” como él no sería sorprendido cantando en ese idioma. Richie recuerda haber escuchado la frustración de Jennings y supo que lo habían perdido en ese momento.

3

A Stevie Wonder se le pidió que coescribiera “We Are The World”

La canción ya estaba escrita cuando Wonder se unió. Lionel Richie inicialmente se había acercado para ver si Stevie Wonder quería coescribir la canción con él antes de que se hiciera “We Are The World”. Stevie le dijo a Richie que se comunicaría con él, pero esperó demasiado sin responder, lo que obligó a Richie a comunicarse con Michael Jackson. Wonder finalmente se unió y se convirtió en una de las razones principales del éxito general de la sesión de grabación, pero perdió la oportunidad de ayudar a crear el sencillo histórico desde cero.

2

Paul Simon le dio un golpe humorístico a John Denver

Simon ayudó a mejorar el ambiente al final de la sesión. El legendario cantante y compositor intentó levantar el ánimo del cansado y hambriento supergrupo mientras la sesión continuaba hasta primera hora de la mañana. Kenny Loggins, un legendario cantante y compositor, recuerda que Paul Simon hizo una broma divertida a expensas de John Denver, mejor conocido por su éxito de 1971 “Take Me Home, Country Roads”, diciendo: ” Guau, si una bomba cae en este lugar”, John Denver ha vuelto a la cima”. Esto ayudó a aligerar el ambiente, como recuerda Loggins en The Greatest Night in Pop.

1

Las joyas de Cyndi Lauper causaron una dificultad técnica

Cyndi Lauper fue invitada a “We Are The World” a pesar de que hubo sugerencias iniciales de invitar al ícono del pop Madonna. Mientras la nerviosa Lauper grababa su parte solista, hubo una dificultad técnica inusual que resultó en un ruido fuerte y extraño que ocurría cada vez que se acercaba al micrófono. Finalmente se descubrió que los grandes aretes y las joyas de Lauper estaban causando retroalimentación en la grabación, marcando una de las revelaciones más divertidas de The Greatest Night in Pop .

EL TRAILER:

Copyright © 2024 . Todos los derechos reservados. | Catch Vogue por Catch Themes
error: La Corte del Rey del Pop