Superposición del sitio

One More Chance

Noviembre de 2003

Director: Nick Brandt

Album: “Number Ones”

En el mes de octubre de 2003, Michael Jackson viajó a la ciudad de Las Vegas para elaborar diferentes planes y estrategias de su regreso, luego de un tiempo sin actuar.

Pero lo más emocionante, es que Michael estaba en la ciudad para grabar un nuevo video musical. Una nueva compilación de grandes éxitos llamada “Number Ones” debía ser lanzada el 18 de noviembre y, pensando que cumpliría con sus obligaciones contractuales con Sony, Jackson había contribuido con una pista inédita, “One More Chance”, acordando promocionarla con un video.

El video debutaría el 26 de noviembre al final de un especial de CBS sobre la estrella y luego entraría en rotación en otro lugar.

Nick Brandt, un experimentado colaborador de Jackson, estaba programado para dirigir el nuevo video. Brandt había trabajado en numerosos cortometrajes con Jackson en el pasado: “Stranger in Moscow”, “Childhood” y “Earth Song”.

¿Cuál fue el concepto del clip?. Cuenta el director Brandt: “El video tuvo lugar en una sala de espectáculos, pero los roles se invirtieron: la audiencia estaba en el escenario bajo los focos y Michael estaba en la sala, donde normalmente está la audiencia. Entonces debería cantar para convencer a la audiencia de que le den “una oportunidad más”. Tuvo que usar todo su corazón, rogándole mientras saltaba y bailaba de una mesa a otra.”

El rodaje se llevó a cabo en el estudio de CMX Productions de Las Vegas y el concepto era simple. La canción era una balada sobre un amor perdido en la que Jackson le suplicaba a una ex novia “una oportunidad más para amar”.

En realidad, Michael tenia que hacer una presentación por contrato, para CBS, entonces busco la forma mas fácil de hacer una actuación y algo que funcionara también, como un video. Entonces la macara seguiría a Michael en todo momento, para darle esa sensación de estar en vivo, en lugar de hacer cortes y mostrar diferentes escenas.

Se planteó una idea para darle al video una sensación de vida al seguir a Jackson sin problemas a través del club en lugar de pasar de una escena a otra en el estilo típico de un video musical.

Tuvieron cinco cámaras rodando sobre él en todo momento. Con un presupuesto muy acotado y un solo día de ensayo, Michael vino para hacer marcaciones de baile con el director y ponerse de acuerdo por donde se movería dentro del set. Allí se determinó en que mesas saltaría para que pudieran iluminarlas correctamente y así sucesivamente. Así que probablemente fueron unas dos o tres horas en las que Nick Brandt y otros miembros clave del equipo trabajaron con Jackson.

Aunque se mantenía cooperativo, el manager de ese momento Dieter Wiesner, manifestó que Michael se encontraba molesto por el bajo presupuesto dado por Sony Music al video, y que no era exactamente lo que quería para la canción.

LA FILMACIÓN:

El lunes 17 de noviembre de 2003 un centenar de extras esperaban en la entrada del estudio CMX. Sabían que estaban allí para ser parte de un video musical, pero eso era todo lo que conocían. Cuando los extras contratados llegaron al set y firmaron la documentación de estilo, allí se anoticiaron que era para un video de Michael Jackson.

El primer día en el estudio, Michael tenía un doble de cuerpo que estaba haciendo todas las pruebas de cámara y de luces, se había informado a los que estaban allí que Jackson no sería de la partida.

Los extras se colocaron sobre el escenario, mientras algunos fueron seleccionados para algunas primeras tomas.

Pese a anunciarse que Michael no vendría, si que apareció en el set de filmación. “Era como electricidad a través del aire”, cuenta un extra, “Todo el mundo estaba muy emocionado.”

El equipo técnico había pasado gran parte del día preparándose para la llegada de Jackson con el fin de evitar tenerlo esperando una vez que llegara. Con todo en su lugar y listo para funcionar, Michael al momento de que el director daba la orden de acción comenzó a cantar y bailar, deambulando por el club nocturno.

“Creo que nos dijeron que no iba a estar allí porque querían ver nuestras respuesta de emoción y captarlas con la cámara cuando empezó a bailar “, – cuenta otra extra.

“Cuando entró por no pasaron cinco minutos y comenzaron a rodar. Empezó a caminar a través de las mesas en el club nocturno, a subir al escenario, a cantar saltando sobre las mesas y las sillas.

“Fue asombroso. Parte de nuestra reacción se suponía que sería conmoción y asombro, pero fue real. Estábamos como ‘Oh, Dios mío, él está aquí’. Todos tenían una genuina sorpresa en el rostro. Todos tenían una sonrisa permanente en el rostro. No podían creerlo.”

“Todos habíamos estado parados allí durante mucho tiempo. Él decía cosas como: ‘Espero que ustedes no estén demasiado incómodos ahí atrás’, porque las luces se encendían sobre nosotros y estábamos muy juntos y no podíamos movernos. Entre toma y toma teníamos que quedarnos allí.”

“Cuando la cámara comenzó a rodar, fue como electricidad. Hacía la misma secuencia de baile cinco o seis veces, sin problemas”.

Al terminar la grabación del primer día, que eran tomas desde atrás de Michael, él agradeció a todos los extras por su presencia y al equipo técnico por el esfuerzo.

Jackson regresaría al día siguiente para filmar tomas frontales y primeros planos. “Nuestra intención era filmar desde atrás de Michael hacia la audiencia y luego, al día siguiente nos dábamos la vuelta y filmábamos los primeros planos de Michael “, comentó un miembro del equipo.

Al día siguiente, no hubo un día siguiente, las acusaciones y el allanamiento a Neverland Ranch, en el año 2003, hicieron suspender las grabaciones e inmediatamente Michael Jackson voló a entregarse a las autoridades para responder a las acusaciones que luego en juicio demostraron su completa inocencia.

LA GALERIA DE IMAGENES:

EL VIDEO:

Copyright © 2024 . Todos los derechos reservados. | Catch Vogue por Catch Themes
error: La Corte del Rey del Pop