Superposición del sitio

OFF THE WALL

Publicación: 10 de agosto de 1979
Grabación: 4 de diciembre de 1978 – 3 de junio de 1979

“Off The Wall” es fluido y carece de cualquier tema de relleno. Con influencias de disco, funk y rock suave, combinadas con un estilo pop sensacional, “Off The Wall” no es solo uno de los mejores álbumes de Michael Jackson, sino uno de los mejores álbumes lanzados en los años 70; particularmente en 1979.

El primer álbum de Jackson con Quincy Jones en la silla de producción mostró cuán lejos podía llegar como solista con el equipo adecuado detrás de él. Sus primeros lanzamientos en solitario de Motown fueron muy agradables, pero carecían de sus propias opiniones, ya que estaba posicionado para ser el interprete de canciones de otros autores, en lugar de las suyas.

Por supuesto, no solo estos dos hombres (Jackson y Jones) deberían ser felicitados por los resultados que se escuchan en “Off The Wall”. Los músicos y todo el equipo de producción deben ser elogiados por grabar un álbum que es un ejemplo de libro de texto de cómo se debe grabar y mezclar la música. No hay un solo paso en falso en todo el tiempo de ejecución de 42 minutos, y aunque Jackson solo escribiría tres canciones de esta obra maestra, cuando tienes a Rod Temperton, Paul McCartney, Stevie Wonder y David Foster escribiendo algunos de sus mejores temas, queda poca duda de porqué Jackson y Jones grabarían estas canciones y, en última instancia, las convertirían en propias de Michael.

Cuando Jackson comenzó el proyecto Off the Wall no estaba seguro de lo que quería como resultado final; sin embargo, no quería otro disco que sonara como The Jacksons, sino más bien quería más libertad creativa, algo que no se le había permitido en álbumes anteriores

Primera entrega de la irresistible combinación de soul-pop-rock de inmaculada producción realizada por la factoría Michael Jackson – Quince Jones. Michael se permite coproducir las tres canciones que ha compuesto para el álbum: “Don’t Stop ‘Till You Get Enough”, “Working Day And Night” y “Get On The Floor”. Otras tres canciones están escritas por el Rod Temperton, colaborador habitual de Quincy Jones: “Off The Wall”, “Burn This Disco Out” y “Rock With You”. Paul McCartney se encarga de poner el almíbar con el tema “Girlfriend”. Stevie Wonder aporta su “I Can’t Help It”. El escalofrío lo pone la dramática balada “She’s Out Of My Life”.

Las pistas de ritmo y las voces se grabaron en Allen Zentz Recording, las contribuciones de la sección de trompetas se llevaron a cabo en Westlake Audio y la instrumentación de cuerdas se grabó en Cherokee Studios en West Hollywood.

(…) Off the Wall se encuentra todavía influenciado por Saturday Night Fever, delirando con la dulce promesa veraniega de la música disco. En este álbum, Quincy Jones y Jackson construyeron una suite de canciones que hizo por la cultura negra de fines de los setenta lo mismo que las novelas y relatos de Scott Fitzgerald habían hecho por un momento americano anterior más blanco y más pudiente: lograron que las frágiles evanescencias de la juventud y la danza se transformaran en bellos mitos, enlazados con fabulosas añoranzas que no podían ni contener ni agotar.

Los temas de Off the Wall tienen un contoneo sencillo que Michael Jackson encarna en sus pasos de baile y en su sonrisa. La sonrisa puede haber sido falsa, pero parecía auténtica. A esta altura, Jackson era capaz de, al menos, simular alegría (diversión) de manera convincente. En consecuencia, Off the Wall es su obra maestra; el LP cumbre del género disco, la música disco como teología, las canciones, himnos seculares a la divinidad disco, la “fuerza” impersonal, la pulsión no humana que hace que la vida avance, pero no tiene nada que ver con lo vital. Jackson iba a hacer mejores canciones –o una canción mejor–, pero ninguno de los LP que iban a venir, incluido Thriller, en gran parte anodino, se acerca siquiera a Off the Wall. Es el diario de un seductor cantado por alguien que ha sido él mismo seducido, un seductor que ha dejado todo por el baile (…)

Primer álbum multimillonario en ventas (más de 15 millones de unidades) y para muchos el mejor de Michael Jackson.

  1. Don’t Stop ‘Til You Get Enough
  2. Rock With You
  3. Working Day And Night
  4. Get On The Floor
  5. Off The Wall
  6. Girlfriend
  7. She’s Out Of My Life
  8. I Can’t Help It
  9. It’s The Falling In Love
  10. Burn This Disco Out

CRÍTICA DISCOGRÁFICA

Con alrededor de 20 millones de discos vendidos, 7,5 de ellos en Estados Unidos, es uno de los 100 álbumes más vendidos de la historia y un hito imprescindible de la música disco.

Producido por Quincy Jones, supone para Michael Jackson el haber alcanzado ese cierto grado de madurez.

Off the Wall fue lanzado a la venta en el mes en que Michael Jackson cumplió 21 años de edad, y no mucho tiempo más tarde, la revista Rolling Stone, lo incluye entre los 100 discos más vendidos de 1979.

Off the Wall merece una mención aparte en lo que respecta al tipo de música del álbum. A diferencia de los discos previos y posteriores al mismo, contiene un sonido mucho más soul y se aproxima más a las melodías de música negra, pero también hay funk y disco.

Para Off the Wall se grabaron dos vídeos musicales con el fin de promocionar el álbum. Los vídeos fueron “Don’t Stop ’til You Get Enough” y “Rock with You”, ambos alcanzando el primer puesto en las listas de popularidad de EE.UU. Ambos temas serían incluidos en diversas compilaciones de grandes éxitos del artista, en especial en Number Ones, un disco que recopila todos sus números 1.

El disco fue reeditado en 16 de octubre de 2001, bajo el nombre de Off the Wall: Special Edition, como se hizo con sus tres discos posteriores: Thriller, Bad y Dangerous. En esta ocasión se incluyó un nuevo libreto, que incluye todas las letras de las canciones (exceptuando las de la nueva edición). Hay varias entrevistas hacia el productor del disco Quincy Jones, y al compositor Rod Temperton. Se agregan 2 canciones más a esta edición: los demos correspondientes a “Don’t Stop ’til You Get Enough” y “Workin’ Day and Night.

Era nuestra primer experiencia de escuchar exactamente lo que Michael quería que escucháramos en lugar de lo que los ejecutivos de Motown querían.

Fue el disco que “convirtió la música negra en música para todos”, recuerda Pharrell Williams, y, lo más importante de todo: No habría “Thriller” sin “Off the wall”…. “Encontré mi falsete con ‘Off the wall'”, reconoce The Weeknd, uno de los más destacados pupilos de Michael Jackson.

Revista RollingStones – Stephen Holden – 1 de Noviembre de 1979

Como muchas estrellas infantiles que envejecen, Michael Jackson ha tenido que crecer con gracia en público para poder sobrevivir. 

Off the Wall marca el primer paso decisivo de Jackson hacia una personalidad madura del mundo del espectáculo y es un éxito total.

Un R&B-pop elegante y sofisticado; escaparate con un claro sesgo disco, Off the Wall presenta a Michael Jackson como el Stevie Wonder de los ochenta. Este parecido es más fuerte en “I Can’t Help It” (coescrita por Wonder), en la que la síncopa vocal de Jackson recuerda el tartamudeo soñador y sin aliento del maestro.

En todo momento, el tenor de plumas de Jackson es extraordinariamente hermoso. Se desliza suavemente en un falsete sorprendente que se usa muy atrevidamente. El fraseo ultradramático de la cantante, que asume enormes riesgos emocionales y siempre gana, extrae la última gota de patetismo de la lacrimógena canción de Tom Bahler, “She’s Out of My Life”. “Don’t Stop ’til You Get Enough” (escrita y coproducida por Jackson) es uno de los pocos lanzamientos disco recientes que funciona tanto como pista de baile como un espectáculo sonoro comparable a “Boogie Wonderland” de Earth, Wind and Fire. ” El resto de la música dance toca varios ritmos, desde el jazz sudamericano hasta el pop funk convencional.

Un triunfo tanto para el productor Quincy Jones como para Michael Jackson, Off the Wall representa el glamour post-Motown desconfiado en su máxima expresión.

All Music.com – Revisión – por Stephen Thomas Erlewine

Michael Jackson había grabado en solitario antes del lanzamiento de Off the Wall en 1979, pero este fue su avance, el álbum que lo estableció como un artista de asombroso talento y una estrella brillante por derecho propio. 

Este fue un álbum visionario, un disco que encontró la manera de abrir la música disco a un nuevo mundo donde el ritmo era innegable.

Este es un disco enormemente fresco, uno que sigue siendo vibrante y vertiginosamente emocionante años después de su lanzamiento. Sin duda, esto se debe a la aparición de Jackson como un vocalista deslumbrantemente dotado, igualmente hábil con baladas sobreexcitadas como “She’s Out of My Life” como para hacer vibrar la pista de baile como “Working Day and Night” y “Get on the Floor”, donde sus apartes son tan apasionante como su entrega en los versos. 

También se debe a la brillante composición de las canciones, una mezcla embriagadora de melodías fuertes, ganchos rítmicos y una construcción indeleble. Sobre todo, su éxito se debe al sonido construido por Jackson y el productor Quince Jones, una deslumbrante variedad de ritmos disco, guitarras funk, pop convencional limpio. Esta es una música altamente profesional, altamente elaborada, y sus detalles son evidentes, pero el efecto general no es más que puro placer. 

OFF THE WALL – El innovador álbum de Michael Jackson – Alex Gernandt – Formel-eins.tv

La historia del exitoso álbum “OFF THE WALL” comienza con un movimiento comercial: en el verano de 1975, Michael y los Jackson 5 anuncian su cambio del sello Motown de Berry Gordy a Epic Records. El trasfondo es el hecho de que Gordy se reserva demasiada voz en el desarrollo artístico de sus actos, hecho que molesta especialmente al libre espíritu creativo de Michael. Como resultado del cambio, solo Jermaine se queda con Motown porque está casado con la hija de Gordy, Hazel, los hermanos Jackson tienen que cambiarse el nombre a sí mismos como The Jacksons porque Gordy no libera el nombre de la banda “Jackson 5”.

Michael, el más joven de los cinco, fue el centro de atención desde el principio. Es
el prodigio que tiene más talento que el resto juntos. Ahora tiene 20 años y ha decidido emanciparse de sus hermanos. Su objetivo es evolucionar artísticamente, eso sí, ¡reinventarse! Quiere cambiar su imagen porque ya no es el chico que canta “ABC” y “I Want You Back”, sino un joven, de mucho talento, con muchas ideas y con las ideas claras. Michael ahora quiere ser visto como un músico serio, ¡y solista!

A lo largo de su vida, MJ está impulsado por la ambición de crear grandes cosas: quiere ser el mago que hace posible lo imposible y asombra al mundo entero, ¡como cantante, bailarín y actor! Para ello, trabaja más duro que casi nadie, se exige todo a sí mismo (y a sus compañeros de lucha). Garabatea sus altas metas como un credo en una hoja de papel: “¡Seré mágico! ¡Quiero ser perfeccionista! ¡Miraré hacia atrás en todo el mundo del entretenimiento y lo perfeccionaré!”

Primavera de 1978. Michael tiene un plan maestro para su primer álbum en solitario con Epic Records (¡el quinto en total!). Busca colaboradores de primera clase que lo apoyen en la realización de su visión. Esto incluye al principal productor Quincy Jones, a quien conoció poco antes durante el rodaje de la película “The Wiz – The Magical Land”, en la que Michael interpretó el papel de “Scarecrow”. Quincy Jones es responsable de la música de la película musical y está al tanto del talento para el canto de Michael. Durante una pausa en el rodaje, Michael le cuenta sus planes en solitario y le pregunta si conoce a un productor adecuado. Jones piensa por un momento y le pregunta: “¿¡Por qué no me dejas hacer eso!?” Se supone que es el comienzo de un largo, cooperación exitosa de gran tamaño (“OFF THE WALL”, “THRILLER”, “BAD”). La compañía discográfica inicialmente se mostró bastante escéptica sobre si Quincy Jones, que entonces tenía 45 años, era la persona adecuada para Michael Jackson. Jones se considera demasiado orientado al jazz y no actualizado para un artista joven. Pero el destino quiso lo contrario: Quincy se convierte en el productor de Michael.

Michael también pide con confianza el apoyo de superestrellas como Stevie Wonder, quien contribuyó con la canción “I Can’t Help It” para “OFF THE WALL”, así como la leyenda de Los Beatles Paul McCartney, quien le dio la balada swing “Girlfriend”. Más crucial, sin embargo, es un músico y compositor británico hasta ahora relativamente desconocido llamado Rodney Lynn Temperton, teclista de la banda de funk “Heatwave”, a quien Quincy Jones le presenta a Michael. Rod Temperton, está creando una nueva vibra. Irónicamente, un británico aporta el ritmo funky que compone las pistas que compuso “Rock With You”, “Burn This Disco Out” y la canción principal “Off The Wall”. El estribillo de “Off the Wall” (que significa “poco convencional”) lo dice todo: Olvida tu trabajo y tus preocupaciones, relájate y diviértete con la música… “Así que esta noche…”

Desde el 4 de diciembre de 1978 hasta el 3 de junio de 1979, “OFF THE WALL” se grabó bajo la dirección de Quincy Jones y el ingeniero de sonido Bruce Swedien en Zentz Recording Studios, Westlake Audio y Cherokee Studios en Los Ángeles. Tres de las diez pistas fueron escritas por Michael: El primer sencillo, el maravilloso “Don’t Stop Til You Get Enough”, que todavía hoy hace temblar todas las pistas de baile, así como “Working Day And Night” y “Get On The Floor”. “.

Michael Jackson se mudó a la ciudad de Nueva York para filmar “The Wiz” y es un habitual del legendario Studio 54. Es el apogeo de la era disco. Ha estallado la “Fiebre del Sábado por la Noche”, “The Bee Gees”, la banda más grande del mundo. En Studio 54, Michael observa atentamente a los bailarines y se inspira en el sonido palpitante de la discoteca. Esta influencia no puede ser ignorada en “OFF THE WALL”.

Pero “OFF THE WALL” es mucho más que un disco disco puro. Con su fusión sin precedentes de funk y Philly soul, sonido disco, R&B y pop, el álbum se convierte en el primer trabajo cruzado en la historia del pop y, con cinco millones de unidades vendidas en Estados Unidos, el álbum más exitoso de un artista negro hasta la fecha. Debido a la variedad de influencias musicales, también rompe las fronteras raciales por primera vez y demuestra que la música no tiene color.
Michael comienza a batir récords: los sencillos “Don’t Stop ‘Til You Get Enough” y “Rock With You” se convierten en éxitos número uno en las listas de Billboard de EE.UU. Los otros lanzamientos “She’s Out Of My Life” y la canción principal “Off The Wall” entran entre los diez primeros. Ningún artista ha hecho eso en los Estados Unidos. Al final, Michael también gana un Grammy. Su plan maestro funcionó, por ahora…

“OFF THE WALL” se convirtió en una obra que hizo época, con la que Michael Jackson allanó el camino para el proverbial “Thriller” que vendría después. Con “OFF THE WALL” Jackson se convirtió en una megaestrella internacional a principios de los 80 y su sonido se convirtió en una influencia inconfundible en innumerables artistas contemporáneos como Usher, Beyoncé, Pharrell Williams, Chris Brown, Kendrick Lamar, The Weekend e incluso Daft Punk. Todos ven en Michael Jackson lo que fue y siempre será: un artista y animador incomparable y visionario, el indiscutible “Rey del pop”, que cambió el mundo con su música y su actuación, e hizo bailar a la gente.

ANALISIS DE CANCIONES

  1. Don’t Stop ‘Til You Get Enough:
    Michael Jackson

La intención lírica de Michael Jackson no necesita ser literal con respecto a cómo el oyente interpretará la canción. Además del adictivo ritmo alegre de la pista de baile, la voz estilo falsete de Jackson es simplemente magnífica y desafía la superioridad de Barry Gibb. Un elemento que Jackson tenía sobre los Bee Gees, sin embargo, fue su renombrado uso de técnicas vocales scat. Si bien no fue el primero en usar tales señales vocales no verbales, Jackson perfeccionó la técnica asegurándose de que fuera sutil, pero útil para agregar a la presentación general de la canción.

“No pares hasta conseguirlo” fue el primer corte lanzado el 28 de julio de 1979.
El tema fue compuesto por el propio Michael Jackson. “Sigue con fuerzas, no pares” dice la canción que llegó al puesto número Uno del Hot 100 Americano. Según “Monnwalk” Michael no llegaba al tono y hubo que dar protagonismo al arreglo instrumental frente a una melodía imposible de cantar. En ese año en los Grammy fue ganadora en la categoría “Mejor Canción de Rhythm and Blues”. En 1980 en los “American Music Award” vuelve a ganar el mismo tema en la misma categoría.

La canción es un clásico de la música disco y es conocida por su ritmo pegadizo y la voz dinámica y energética de Jackson. La letra de la canción habla de la necesidad de disfrutar y sentir la música, dejándose llevar por el ritmo y la emoción.

Musicalmente, “Don’t Stop ‘Til You Get Enough” presenta un sonido disco característico de la época, con un ritmo de bajo pulsante, cuerdas orquestales y una sección de viento y metales. La voz de Michael Jackson es particularmente impresionante en esta canción, con su capacidad para cambiar de tono y entonación en el coro, lo que crea una sensación de euforia y celebración.

Esta es una canción musicalmente muy simple. Con excepción de la sección instrumental, son dos acordes que se repiten una y otra vez. Cobres, crescendos y decrescendos mientras los violines chisporrotean y giran por doquier. Hay un par de buenas melodías contrarias con guitarra mientras Michael canta y los teclados establecen las acordes básicos. Randy Jackson hace un gran trabajo tocando las percusiones tradicionales, mientras Paulino DaCosta añade tintineantes y chasqueantes percusiones de otras culturas.
Esta es la única composición solista de Michael en la que canta casi totalmente en falsete. El dice en su autobiografía “Moonwalk” que lo hace para cantar la canción como si fuera un grupo. En ocasiones, su vocalización se eleva una octava para proveer una melodía contraria al “grupo”.
La mejor parte de la canción es en el comienzo cuando Michael esta hablando acompañado de un bajo. Hay algo misterioso pero altamente sensual en la forma en que Michael dice sus líneas.
El ritmo de la canción y las voces en el trasfondo de la guitarra instrumental evocan una atmósfera de fiesta y definitivamente comienza con el pie derecho.
Michael escoge terminar esta canción gradualmente, su voz sola y de grupo mas otros instrumentos desaparecen dejando un interesante sonido de guitarra, algunas palmas, y algunos de los instrumentos de percusión de Da Costa. Nos calma un poco y nos alista para la siguiente canción.

  1. Rock With You:
    Rod Temperton

Después de la aguda parte vocal de la canción anterior, es refrescante escuchar a Michael cantar los versos en su relajado registro más bajo. En “Moonwalk”, Michael habla de esta canción diciendo que es sobre hacer que una chica tímida salga a la pista de baile.

Es una na balada de tempo medio, es la canción perfecta para seguir a “Don’t Stop Til You Get Enough” y es solo un ejemplo de por qué “Off The Wall” es un ejemplo perfecto de una experiencia de álbum cohesivo que está lleno de melodías asesinas con absolutamente ningún relleno. “Rock With You” no solo te pondrá de pie, sino que es una gran canción para cantar con su letra pegadiza y su ritmo que lo abarca todo.

El escritor Rod Temperton y Quincy Jones tenían mucho que decir sobre los instrumentos usados en esta canción. Durante la mayor parte de la canción, son silenciados para servir como un trasfondo aterciopelado para la suave voz de Michael. Violines y teclados se deslizan, cadencian y ondean mientras una guitarra se abre paso gentilmente.

La letra de la canción habla de la atracción y el amor, instando a la persona amada a “rockear” juntos y disfrutar del momento. Es una canción optimista y alegre que muestra el lado más suave y romántico de Michael Jackson.

Los coros y puente de esta canción nos dan un aprueba de la armonización. También puedes escuchar otro clásico favorito de Michael Jackson, los famosos dedos chasqueantes, durante el puente y la parte instrumental.
Después que el solo de teclados instrumental centellea por nuestros oídos, la canción cambia de tono. Michael hace buena improvisación añadida a sus coros mientras la canción se desvanece.

  1. Working Day And Night:
    Michael Jackson

Es funky y es una de las mejores canciones de “Off The Wall”.

Michael hace vocalizaciones de los instrumentos para grabar sus pensamientos para una canción. El comienzo de esta canción inicia con unos “doos”, “dahs” y respiraciones que pueden haber sido la base para la percusión de esta canción. Junto con un percusionista más tradicional, el Sr. Da Costa brinda otra vez instrumentos especiales de percusión a través de toda la canción, pero son especialmente notables en el comienzo con las percusiones vocales de Michael.

Esta pieza tiene cuatro acordes, y los instrumentos son bastante básicos. Hay una activa y muy de los 70’s guitarra más los teclados que establecen los acordes de la canción. Las trompetas acentúan ciertas partes y tienen lo que suena como una sección instrumental extremadamente difícil a nivel técnico.

La canción presenta un sonido funk y disco característico de la época, con un ritmo pegadizo y energético que hace que sea difícil no moverse al ritmo de la música. La letra de la canción habla sobre el arduo trabajo y el esfuerzo que Jackson dedica a su música, y la sensación de satisfacción y logro que siente al hacer lo que ama.

La letra es sobre una mujer que tiene a Michael trabajando, de modo que ella pueda salir con otro chico. Michael realmente suena como que esta trabajando. Dos veces, todos los instrumentos se detienen para que Michael tome un profundo suspiro muy “MJ-esco”. Canta la vocalización principal y de trasfondo en un registro medio y mayormente en “grupos” mezclados.

  1. Get On The Floor:
    Michael Jackson – Louis Johnson

Aquí tienen una de las canciones de Michael puramente 70’s en este álbum. Esta es la canción disco básica, con letra no complicada, un simple pero repetitiva envoltura, guitarras ondeantes, violines escurridizos, un bajo funky y una aún más funky percusión.
Ciertamente la interpretación de Michael esta bien, pero no hay nada de la armonía que guste. La versatilidad de tonos de Michael de agudo a grave y al revés también es notable.

  1. Off The Wall:
    Rod Temperton

En retrospectiva, parece ser una influencia musical para Thriller , particularmente con respecto a la introducción. En verdad, sin embargo, es solo una melodía sólida cargada de ritmo disco con muchos elementos de rhythm and blues. Si bien es digno de la posición de la canción principal, su tempo y letra optimistas, que miran positivamente más allá de los aspectos mundanos y problemáticos de la vida, son convincentes tanto desde la perspectiva lírica como musical.

Aunque tiene algunos elementos de los 70’s (muchas percusiones disco), Michael trato de arreglar esta canción para confortablemente ser escuchada por generaciones futuras. Los sintetizadores al inicio presagian el futuro uso de sintetizadores que suenan como un coro de ángeles por parte de Michael.

El contraste entre los sintetizadores y la risa maníaca es notable. La risa es buena, pero la interpretación es mejor. Su voz principal se sumerge y curvea a través de los versos e improvisaciones durante los coros. Algunas palabras las acentúa al añadir un tono un poco arenoso a su voz. Las melodías contrarias de trasfondo y las armonías están a su máximo y me complace escucharlas.

La letra de la canción habla sobre la necesidad de escapar de la rutina y la monotonía de la vida diaria, y la importancia de liberarse y disfrutar del momento. Es una canción optimista y alegre que representa la actitud positiva y la energía de Michael Jackson en ese momento de su carrera.

Mientras que “Rock With You” era suavemente persuasiva, y “Get On The Floor” era demandante, esta canción cae entre medio. Aunque el no escribió esta canción acerca de “liberar al tonto dentro de tu alma”, él cree que algunas veces eso es sano.

  1. Girlfriend:
    Paul McCartney

La interpretación de Michael alterna entre lo serio y humorístico en la forma de cantar. Ocasionalmente, se puede oír su risa saltar. Comentan que el ex-beatle le comentó del tema a Michael en una fiesta y le cantó algunas estrofas. Luego de un tiempo McCartney la grabó en su disco “London Town”. Quince Jones fue quien se la propuso, siendo una de las primeras canciones que Michael grabó para el disco, además fue el primer nombre provisorio que este trabajo tuvo.
Los instrumentos son exuberantes y despreocupados. Los sintetizadores hacen que la canción suene contemporánea.

  1. She’s out of my life:
    Tom Bahler

Es una magnífica balada que destaca la destreza vocal de Jackson como ninguna otra canción en su catálogo de música. La delicada resonancia de su voz humaniza la canción, ya que puedes sentir la emoción en la voz de Michael.

Cuenta el Ingeniero de Sonido Bruce Swedien que: “Un día, Quincy y yo estábamos en la sala de control trabajando en algo y me di cuenta de que Tom Bahler estaba al piano en el estudio, tocando una canción. La canción era “Shes Out Of My Life”.

Al año siguiente la grabamos con Michael para su álbum Off The Wall. Cómo pudo hacer una interpretación tan sincera de la letra es algo que siempre me ha dejado perplejo, porque sé que él nunca había experimentado algo así. Es una emoción muy madura y él tenía solo 19 años en ese momento.

Cuando estábamos grabando el tema, Michael rompía a llorar al final de cada toma. Lo grabamos unas seis o siete veces. Al final de cada una, Michael acababa sollozando, llorando en realidad. Sé que era sincero porque cuando terminamos la última toma, Michael estaba demasiado avergonzado para entrar a la sala de control. Salió de puntillas por la puerta trasera del estudio, se metió en su coche y se fue. Quincy me dijo, “Hey, déjalo así. Déjalo en la canción.”

¡No vimos a Michael hasta un día o dos más tarde!

“El día que íbamos a grabar She´s out of my life estábamos en el estudio Greg Phillinganes, Quincy, haciendo arreglos en el piano, y yo preparando mis micrófonos. Michael estaba sentado a la batería cantando con todo su corazón!

Cuando llegaba a la frase “Damned indecision and cursed pride” -maldita indecisión y maldito orgullo-, Michael no podía decir la palabra damned, simplemente no era capaz!, dejaba de cantar y golpeaba con el pie el pedal de la batería lo más fuerte posible! simplemente no podía maldecir!.

Cuando terminó el ensayo Quincy le dijo con calma que tenía que decir la palabra damned para poder grabar la canción, Michael asintió y dijo: “Lo sé”. Y lo hizo.”

Los instrumentos dan un triste, dulce y serio sentimiento a esta canción. Desde las primeras notas de la introducción del violín, nos percatamos de que estamos ante un radical cambio desde la ultima canción. Un teclado que es conocido como Fender Rodees hace la mayoría del acompañamiento y suena como un piano eléctrico. Ocasionalmente una guitarra metálica acentúa, y los violines regresan brevemente durante el puente.
La letra esta llena de arrepentimiento por la forma en que el narrador trato a una chica en combinación con acordes que suenan como salidos de Broadway, Michael lleva la canción con una voz tan conmovedora que no hay duda que llora al final.

Esta canción es más que una simple canción de separación para Michael de acuerdo con los comentarios que hace en Moonwalk. La soledad era tan grande para Michael en ocasiones durante este período que estallo en lagrimas al final de esta canción. De alguna forma, aunque su interpretación es excelente, es este final el que más perturba. ¿Cuantos artistas se permitirían así mismos ser así de vulnerables en frente de los micrófonos de un estudio y dejar al publico escucharlo?.

  1. I Can’t Help It:
    Stevie Wonder – Susaye Greene

Tiene un glorioso paisaje sonoro con una suave sensación de jazz fluido. Stevie Wonder y Susaye Greene escribieron esta canción y aunque no es, y probablemente nunca tuvo la intención de ser, un hit en las listas de éxitos, la culminación de estos increíbles músicos asegura que “I Can’t Help It” sea memorable.

Después de la emoción de la última canción, esta es como un respiro de aire fresco. Los espléndidos acordes, la letra de ensueño y arreglos de teclados tenían el nombre de Stevie Wonder por todos lados. Si eso no fuera suficiente, Michael hasta suena un poco Wonderesco a través de los versos.

Michael agrega un toque propio aquí y allá como sus sonidos hacia el final y algunas respiraciones. Aun así, cuando Michael se refiere a esta como “la canción de Stevie” en Moonwalk, no está lejos de ello. Michael hace un gran trabajo al rendir tributo a otro talento gigante de la industria de la música.

  1. It´s The Falling In Love:
    Carole Bayer Sager – David Foster

Esta canción parece ser un puente entre la anterior y la siguiente comienza como de ensueño y avanza a algo más disco mientras cambia de tono.

Acelera el ritmo sin sacudir los sentidos. Las voces entremezcladas de Patti Austin en esta canción son igualmente excepcionales y complementarias a la increíble actuación de Jackson. Curiosamente, Jackson no fue el primero en grabar esta pegadiza canción, ya que Carole Bayer Sager (coautora de la canción con David Foster) la grabó para su lanzamiento de 1978 pero Jackson y compañía lo llevaron a otro nivel por completo.

Dee Dee Bridgewater también grabó la melodía con voces sensuales para su lanzamiento de 1979, mientras que la interpretación de Dionne Warwick de 1980 intentó modernizarla. Sin embargo, a pesar de lo buenas que son estas otras interpretaciones, ninguna se acerca a la grabación de Jackson.

  1. Burn This Disco Out:
    Rod Temperton

Es perfecto para el álbum porque te deja con ganas de más; un verdadero testimonio de sus cualidades de producción y concisión. ¡Excepcional!.

Hay álbumes emblemáticos y luego está “Off The Wall”. Sí, “Thriller” y la posterior presentación de “Motown 25: Yesterday, Today, Forever” de 1983 lo convirtieron en una superestrella, pero Off The Wall es el lanzamiento más musical de Jackson. Es divertido, con elementos serios, pero en esencia, es una experiencia musical adictiva que no solo se escucha sino que también se siente. Somos, de hecho, afortunados de que haya una plétora de álbumes excepcionales de Michael Jackson para disfrutar, pero solo hay uno Off The Wall ; ¡una obra maestra atemporal!.

Es una última juerga disco antes de que la carrera solista de Michael se impulse a los 80’s. La letra es “groove all night!” muy a los 70’s. Hay una tonelada de percusiones y excelente trabajo de guitarra de los 70’s.
Michael cuida su interpretación y es clásica. Esto incluye las partes donde canta “Keep the boggie alright” y “Everybody get down tonight” en una extraña voz grave que nunca se la ha escuchado usar excepto en esta canción. Michael definitivamente termina este álbum con una buena nota.
Este álbum fue un presagio de cosas por venir. Puede no haber ganado todos los premios que Michael deseaba, pero fue un valiente esfuerzo.

Gran parte de la crítica pertenece a Rebecca Kragnes y subjectivesounds.com


Copyright © 2024 . Todos los derechos reservados. | Catch Vogue por Catch Themes
error: La Corte del Rey del Pop